Gracias por tus comentarios.
Acabas de añadir este producto a tu lista de deseos.
Acabas de quitar este producto de tu lista de deseos.
Tu lista de deseos está llena. Quita algún producto para añadir más.

lectura de 3 min

Las mejores ideas para el desayuno de media mañana en el cole

How_to_pack_a_healthy_lunch_box_for_

El almuerzo y la merienda suelen ser un punto crucial, pero cuando los niños los eligen suelen estropear su alimentación saludable. La falta de tiempo e ideas, hacen que elijamos opciones más industrializadas basadas en alimentos azucarados y grasosos. Este hecho no ayuda en absoluto a la salud de los niños. Y, hoy en día, ya hay bastante evidencia de que hacen falta cambios dietéticos para revertir las estadísticas tan desalentadoras en términos de salud infantil. Aquí encontrarás algunas ideas sencillas y saludables que te ayudarán a preparar desayunos y snacks saludables para tu hijo.

 

Para poder ofrecer un snack saludable hacen falta dos requisitos indispensables: utilizar ingredientes de calidad -que sean “real food”- y estar dispuestos a pasar un rato en la cocina (¡10 o 15 minutos nomás!). Veamos algunos ejemplos concretos.

 

La alternativa más natural, nutritiva y rápida será siempre una pieza de fruta de temporada, acompañada de un puñado de frutos secos (almendras, nueces, avellanas…). En este snack estaremos ofreciendo un coctel de nutrición y energía súper interesante. Muy importante: no debemos confundir la pieza de fruta con los zumos envasados: estos últimos son una opción mucho menos interesante, pues suelen traer altas cantidades de azúcar y casi siempre reciben tratamientos térmicos que destruyen sus vitaminas. Una manera divertida de presentar nuestra pieza de fruta con los frutos secos es troceándola en láminas, untarlas con alguna crema de frutos secos o semillas -como, por ejemplo, la tahina- y añadirles los frutos secos picados por encima. También se le puede echar coco rallado. Con el plátano y la manzana queda delicioso.

 

Otra alternativa es prepara un bocadillo saludable. Para esto, hay que, por un lado, escoger muy bien el pan y, por el otro, plantear un relleno nutritivo y saciante. El pan, intentaremos comprarlo en una panadería y asegurarnos de que esté elaborado con harina integral y con una fermentación lenta. Y, respecto del relleno, aquí se trata de reemplazar el embutido o la nutella por guacamole, jamón ibérico, hummus, paté vegetal, nocilla casera, un queso fresco de cabra u oveja y un poco de miel cruda, rúcula y tomate, una tortilla francesa… hay muchas opciones que son sanas y que seguro les encanta.

 

Si nos animamos a entrar en la cocina un rato (podemos hacerlo con nuestros niños, ¡a ellos les encanta participar del menú!), el abanico de posibilidades se abre muchísimo. Existen un montón de recetas sanas y rápidas, pero una de las más fáciles y versátiles son los creps de trigo sarraceno. Y es muy fácil elaborarlos: se pone en remojo una tasa de trigo sarraceno a la noche, a la mañana se lava bien el trigo sarraceno, se añade una tasa de agua y un huevo y se tritura todo hasta que quede la masa de los creps, que luego se harán en una sartén. Son 15 minutos y ya tenemos nuestros creps, súper sanos y que, además, dan muchísimo juego: se pueden hacer dulces, rellenos de plátano y canela por ejemplo o salados, con olivada y queso fresco.

 

Cualquiera sea la receta que se escoja, es importante tener en cuenta tres cosas básicas: (1) si hay harina, que sea integral; (2) para endulzar buscar en la medida de lo posible fruta, fruta seca (dátiles, orejones, pasas), canela, vainilla, algarroba y (3), si los ingredientes son de producción ecológica, todavía mejor.

 

Compartir

¿Te ha resultado útil?