Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.

2 min de lectura

Cinco formas de conseguir que el lavavajillas sea más eficiente energéticamente

Cinco consejos sobre cómo utilizar el lavavajillas de forma más eficiente energéticamente
Cinco consejos sobre cómo utilizar el lavavajillas de forma más eficiente energéticamente

 

 

Aunque ha quedado claro que usar un lavavajillas es más eficiente desde el punto de vista energético que lavar a mano, hay algunas cosas que puedes hacer para que el uso del aparato sea lo más respetuoso con el medio ambiente posible. Sigue estos consejos y ahorrarás dinero, además de ayudar al medio ambiente.

 

 

 

01.

Elige el electrodoméstico que menos energía consuma

 

Si quieres comprar un lavavajillas, busca que tenga la mejor clasificación energética. Un aparato A+++ puede ser más caro, pero te ahorrará dinero a largo plazo y tendrá un menor impacto en el medio ambiente.

 

 

 

02.

Pon en marcha el lavavajillas cuando esté lleno

 

Espera hasta que el lavavajillas esté lleno antes de ponerlo en marcha. Un aparato medio vacío utiliza la misma cantidad de energía y agua para limpiar menos platos, por lo que obviamente no es la forma más eficaz de hacer las cosas.

 

Si tardas uno o dos días en llenar el lavavajillas y te preocupan los olores procedentes del interior del aparato, puedes poner un ciclo corto de aclarado.

 

No obstante, no olvides que el lavavajillas debe cargarse correctamente para que los platos se limpien bien, así que ten cuidado y no lo cargues en exceso.

 

 

 

03.

No es necesario que enjuagues los platos, solo tienes que rasparlos

 

Muchos estamos acostumbrados a enjuagar los platos antes de introducirlos en el lavavajillas. Esto es un gasto de agua, ya que los electrodomésticos modernos son lo suficientemente potentes como para eliminar la suciedad y los residuos de alimentos. Solo tienes que raspar los restos y dejar que el lavavajillas haga el resto.

 

 

 

04.

Elige el programa adecuado

 

Muchos lavavajillas modernos incorporan programas "automáticos" que utilizan sensores para detectar exactamente el nivel de suciedad de los platos. A continuación, pueden ajustar la temperatura óptima y la cantidad de agua para esa carga en particular.

 

Si tu lavavajillas no dispone de sensores, es probable que tenga programas estándar e intensivos. Los programas intensivos son perfectos para platos muy sucios, pero utilizan más energía y agua, por lo que no los utilices para platos que solo están un poco sucios.

 

Muchos aparatos también disponen de un programa "ecológico", que reducirá el consumo de energía y agua en un 25-30 %. Este programa tarda más y solo es útil en cargas completas.

 

 

 

05.

Aprovecha las tarifas energéticas más bajas

 

Muchas tarifas energéticas son más baratas a determinadas horas del día, normalmente durante las horas de menor actividad, por lo que debes tenerlo en cuenta cuando utilices el lavavajillas. Esto es mucho más fácil si el aparato dispone de una función de inicio diferido o temporizador.

 

 

 

Con estos consejos, ahorrarás energía y tiempo con tu lavavajillas.

 

 

¿Prefieres hablar con alguien?