Gracias por tus comentarios.
Acabas de añadir este producto a tu lista de deseos.
Acabas de quitar este producto de tu lista de deseos.
Tu lista de deseos está llena. Quita algún producto para añadir más.

5 min de lectura

¿Cómo se interpreta la etiqueta energética de un aspirador?

¿Cómo se interpreta la etiqueta energética de un aspirador?
¿Cómo se interpreta la etiqueta energética de un aspirador?

 

 

¿Qué es una etiqueta energética de la UE?

 

Las etiquetas energéticas de la UE son un sistema estandarizado de clasificaciones de eficiencia energética que la Unión Europea publica para la mayoría de aparatos domésticos. La primera etiqueta de eficiencia energética apareció en un aparato en 1994. Desde entonces, la mayoría de categorías de aparatos se ha incluido en las normativas energéticas de la UE y las etiquetas se han actualizado varias veces. 

 

El objetivo principal de las etiquetas energéticas de la UE es reducir colectivamente el consumo de energía de los aparatos domésticos en Europa a través de dos medidas: 

  1. Ofrecer a los consumidores criterios de comparación claros y ayudarlos a elegir productos más eficientes energéticamente. 
  2. Animar a las empresas a que inviertan en el desarrollo de productos más eficientes energéticamente. 

 

Las etiquetas energéticas incluyen información valiosa sobre un aparato, como el consumo de energía anual, el nivel de ruido o su capacidad. Es como un pequeño resumen de todas las cosas que debes tener en cuenta cuando estás buscando un nuevo aspirador.

 

 

 

¿Qué incluye la etiqueta energética de un aspirador?

 

Los aspiradores fueron los últimos en incorporarse a los aparatos regulados por la UE en 2014. Aunque supuso un avance bien recibido por los consumidores, las etiquetas de los aspiradores han sufrido cierta controversia. De hecho, un tribunal europeo anuló la etiqueta en noviembre de 2018.   

 

En 2017, la UE introdujo una directiva que limitaba la potencia de los aspiradores con cable a 900 W. Esta normativa sigue vigente a pesar de la anulación de la etiqueta energética por parte de los tribunales europeos. 

 

En la actualidad, la mayoría de los aspiradores disponibles en las tiendas y en línea sigue llevando la versión más reciente de la etiqueta energética. Sin más dilación, esto es lo que debes saber sobre la etiqueta energética más reciente de los aspiradores.

 

 

 

 

01.

Clase energética (A a D)

 

La clasificación energética de la etiqueta es un buen lugar para empezar a analizar el rendimiento de un aspirador. Las clasificaciones energéticas de los aspiradores suelen estar entre A++ y D. Conforme ascendemos en esta escala, los aspiradores suelen ser un poco más caros, pero ofrecen un funcionamiento más barato y son más respetuosos con el medioambiente.  

 

 

 

02.

Consumo energético anual (kWh)

 

El consumo energético anual estimado que indican las etiquetas energéticas de los aspiradores se basa en "50 tareas de limpieza", algo bastante vago para hacerse una ideal real de cuánto puede costar el uso del aparato cada año. Aun así, si sabes lo que pagas por kWh, puedes realizar un cálculo estimado de lo que te costará utilizar el aspirador cada año. 

 

Hay otras dos clasificaciones que indican mucho mejor el rendimiento de un aspirador. Son la clasificación de recogida de polvo en alfombras y en suelos duros. 

 

 

 

03.

Reemisión de polvo (A a D)

 

La reemisión de polvo hace referencia a la cantidad de polvo que escapa de la bolsa o el cilindro del aspirador al aire. La etiqueta energética de los aspiradores incluye una clasificación de reemisión de polvo entre A y D. Esta clasificación debe ser lo primero que debes comprobar en tu lista si en tu familia alguien tiene alergia o asma.

 

 

 

04.

Recogida de polvo en suelos duros y alfombras (A a D)

 

La etiqueta energética de los aspiradores también incluye una clasificación de la eficacia del aparato para recoger la suciedad de las alfombras y los suelos duros. Esta varía entre A y D. Piensa en las superficies de tu hogar y elige un aspirador con el rendimiento más adecuado.

 

 

 

05.

Niveles de ruido (dB)

 

El último dato que incluye la etiqueta energética de un aspirador es el nivel de ruido en funcionamiento. La mayoría de aspiradores tiene niveles de ruido de aproximadamente 80-100 dB. Como marco de referencia, es similar al ruido de un timbre o de un teléfono fijo. Los aspiradores se consideran silenciosos si el valor es inferior a 70 dB.

 

 

 

¿Por qué es tan importarte la eficiencia energética?

 

Respuesta: por dos razones básicas. 

1. El presupuesto de tu hogar. 

2. El medioambiente. 

 

Aunque los aspiradores más eficientes suelen ser un poco más caros, su coste energético es inferior. El cambio a un aspirador eficiente energéticamente puede reducir los costes de energía hasta un 50 % y compensar la inversión iniciar en pocos años. 

 

Los precios de la energía han aumentado en todas partes a gran velocidad. Nuestros estilo de vida requiere cada vez más cantidades de energía, mientras que los recursos son cada vez más reducidos. Según la Comisión Europea, podrías ahorrar hasta 70 € durante la vida útil del aparato. Y eso sin contar la subida de precio con el tiempo.   

 

Puede que te preguntes qué diferencia puede marcar un solo aspirador. Pues bien, se trata de un efecto acumulado. La eficiencia energética nunca ha sido tan importante como ahora que se están agotando los recursos y los efectos de la vida humana en la naturaleza son cada vez mayores. 

 

Si toda Europa cambiara a aspiradores eficientes energéticamente, se ahorrarían un total de 20 TWh (es decir, 20 000 000 000 kWh) de electricidad cada año. Además, se podría evitar la emisión de 6 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera cada año. Eso corresponde a la emisión de CO2 total de 8 centrales eléctricas de tamaño medio.

 

 

 

¿Qué controversia hay con las etiquetas energéticas de los aspiradores? 

 

Todo el mundo está de acuerdo en que la introducción de las etiquetas energéticas en los aspiradores ayudó a que los fabricantes dejaran de centrarse en el diseño de motores cada vez más potentes (y con mayor consumo energético) para diseñar otros más eficientes que hicieran su trabajo de la misma forma. 

 

En un principio, a la gente le preocupaba el efecto de las normativas sobre motores en la potencia de succión de los aspiradores. Por increíble que parezca, los europeos vivieron un "boom de los aspiradores" a principios de la segunda década de este siglo, cuando entró en vigor la primera restricción de potencia máxima de 1600 W. Las ventas de aspiradores se dispararon porque la gente quería conseguir el último aspirador "potente". 

 

Lo que ha ocurrido es más bien lo contrario. Desde 2014, los aspiradores son de media cada vez más eficientes tanto en rendimiento de limpieza como en consumo energético. 

 

Sin embargo, los métodos para probar esta eficiencia se han puesto en cuestión. En el caso más reciente del 8 de noviembre de 2018, el Tribunal General de la Unión Europea anuló las etiquetas energéticas de los aspiradores. El tribunal determinó que las pruebas con un aspirador vacío no sirven para replicar su uso en la vida real. Esto supone que los fabricantes ya no están obligados a mostrar las etiquetas energéticas de la UE en los productos. 

 

Por otro lado, la UE está preparando otra importante actualización de sus normativas energéticas para 2020. Resulta lógico suponer que este anuncio podría incluir una versión actualizada de la etiqueta energética de los aspiradores. Además, cabe esperar que esta ampliación incluya normativas para los aspiradores sin cable, que hasta ahora no se incluían. Tendremos que esperar hasta entonces para ver lo que ocurre con las normativas energéticas de los aspiradores.

 

 

¿Prefieres hablar con alguien?