Gracias por tus comentarios.
Acabas de añadir este producto a tu lista de deseos.
Acabas de quitar este producto de tu lista de deseos.
Tu lista de deseos está llena. Quita algún producto para añadir más.

3 min de lectura

¿Cómo se repara una campana extractora que ha perdido potencia de succión?

¿Cómo se repara una campana extractora que ha perdido potencia de succión?
¿Cómo se repara una campana extractora que ha perdido potencia de succión?
 
 

Hay varios motivos distintos por los que una campana pierde succión. Comprueba si el problema se resuelve con una de las soluciones siguientes.

 

 

 

Limpia el filtro de grasa con regularidad

 

Si la campana está conectada a un conducto de ventilación, lo más probable es que tenga un filtro de malla metálica no desechable que se debe limpiar de vez en cuando. Si no se limpia el filtro de forma regular, la grasa y el polvo podrán penetrar y llegar hasta los ventiladores o las paredes internas de la campana. Esto restringirá el flujo de aire.

 

Para ver dónde se encuentra el filtro y cómo extraerlo, consulta el manual de usuario. Si tienes problemas para encontrar el manual, descárgalo aquí utilizando el número de modelo de tu producto. 

 

Para limpiar el filtro de grasa, ponlo en agua caliente o hirviendo con un poco de lavavajillas o un producto para eliminar la grasa similar. Déjalo en remojo un rato para que la grasa se ablande. A continuación, frótalo con una esponja o un cepillo suave. Quita y limpia el filtro a conciencia una vez al mes.

 

Algunos filtros para campana también son aptos para lavavajillas. Asegúrate de secar bien el filtro antes de volver a instalarlo. 

 

 

 

Cambia el filtro de carbono de forma regular (en modelos no conectados a un conducto de ventilación)

 

Si la campana no tiene una conexión a un conducto de ventilación, lo más probable es que utilice un filtro de carbono. Los filtros de carbono son desechables y se deben sustituir de vez en cuando.

 

Sigue las instrucciones del manual de usuario de la campana para retirar y sustituir el filtro de carbono. Si tienes problemas para encontrar el manual, descárgalo aquí utilizando el número de modelo de tu producto.  

 

Es recomendable cambiar el filtro de carbono cada seis meses. Si cocinas o fríes mucho, puede que necesites cambiar el filtro de carbono cada tres o cuatro meses. 

 

 

 

Comprueba si se ha acumulado suciedad en el interior de la campana

 

Si te has asegurado de realizar un mantenimiento adecuado de los filtros de la campana, otra cosa que debes comprobar es la ventilación del aire. Si la campana lleva sin limpiarse mucho tiempo, puede que se hayan colado polvo y grasa a través de los filtros y hayan llegado al ventilador de la campana. Aunque es improbable, puede que se hayan atascado otros objetos extraños en la campana y hayan obstruido el flujo de aire en el interior del aparato. 

 

Para asegurarte de que ese no es el problema, retira todas las piezas extraíbles de la campana y comprueba el interior. Mientras lo haces, limpia bien las paredes interiores con un paño húmedo. Puedes utilizar productos de limpieza no abrasivos o lavavajillas.

 

Asegúrate de secar bien las paredes interiores y el filtro antes de volver a instalarlo.

 

 

 

Conexión al conducto de ventilación

 

Es posible que haya objetos atascados que obstruyen el flujo de aire de la campana en la conexión al conducto de ventilación o en el mismo conducto de ventilación. Si sospechas que es así, ponte en contacto con un agente de servicio autorizado.

 

 

 

Ten en cuenta los problemas técnicos

 

Si el problema continúa, puede que la campana tenga un problema técnico. Si sospechas que es así, ponte en contacto con un agente de servicio autorizado.

 

 

¿Prefieres hablar con alguien?