Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.

1 min de lectura

¿Cómo puedo evitar la escarcha y los cristales de hielo en la comida congelada?

¿Cómo puedo evitar la escarcha y los cristales de hielo en la comida congelada?
¿Cómo puedo evitar la escarcha y los cristales de hielo en la comida congelada?

 

 

Es normal que haya un poco de escarcha o cristales de hielo especialmente en la comida congelada. Esto se debe a la humedad que hay en el interior de la comida o dentro del congelador. Comprueba si el problema se resuelve con una de las soluciones siguientes.

 

 

 

Guarda los alimentos correctamente

 

Los alimentos que se ponen dentro del congelador suelen estar más calientes que la temperatura interna del aparato. Cuando los alimentos se enfrían, es normal observar cierta condensación que se convierte en escarcha o cristales de hielo sobre ellos. Para evitarlo, asegúrate de guardar los alimentos en recipientes o envoltorios sellados, aptos para congelador y resistentes a la humedad. 

 

 

 

Evita abrir la puerta con demasiada frecuencia o mantenerla abierta mucho tiempo

 

El congelador debe mantener el aire del interior a determinada temperatura para poder mantener los alimentos congelados. Si la puerta del congelador se abre con demasiada frecuencia o se deja abierta mucho tiempo, el aire caliente que entra en el congelador aumentará la temperatura del aire del interior. 

 

 

 

Comprueba si hay huecos, grietas o desgarros en las juntas de las puertas 

 

El aire frío del interior del aparato debe estar correctamente aislado de la temperatura exterior. Comprueba si hay huecos entre la junta de la puerta y la estructura. Si hay alguno, ajusta la junta de la puerta tirando de ella ligeramente hacia fuera con los dedos.

 

Si los huecos no desaparecen, puede que necesites sustituir la junta. En ese caso, ponte en contacto con un agente de servicio autorizado. 

 

 

¿Prefieres hablar con alguien?