Gracias por tus comentarios.
Acabas de añadir este producto a tu lista de deseos.
Acabas de quitar este producto de tu lista de deseos.
Tu lista de deseos está llena. Quita algún producto para añadir más.

5 min de lectura

Cómo instalar tu nuevo frigorífico Beko

Cómo instalar tu nuevo frigorífico Beko
Cómo instalar tu nuevo frigorífico Beko

 

 

Qué necesitas

 

Herramientas:

llave inglesa, destornillador, nivel

 

Conexiones:

conexión eléctrica a tierra (sin regletas ni cables alargadores), suministro de agua (solo en algunos modelos)

 

Piezas y accesorios:

bandeja para huevos, calzos de plástico

 

Nivel de dificultad:

Modelos no conectados a la fontanería: 1/5

Modelos conectados a la fontanería: 4/5

 

Tiempo aprox.:

15 minutos para los modelos no conectados a la fontanería

45 minutos para los modelos conectados a la fontanería

 

 

 

Antes de empezar

 

Instalar el aparato puede ser complicado e incluso peligroso, así que, antes de empezar, asegúrate de leer estas advertencias e indicaciones.

 

  • Comprueba que el suministro eléctrico y de agua estén cortados antes de empezar a retirar el aparato antiguo.
  • Asegúrate de que el aparato antiguo/nuevo está desenchufado de la corriente cuando empieces el procedimiento de retirada/instalación.
  • No conectes el nuevo electrodoméstico a la corriente hasta que hayas retirado todos los embalajes y protectores externos.
  • Deja el nuevo frigorífico en posición vertical durante un mínimo de 4 horas después de la entrega para que el aceite del compresor se asiente.
  • Los gases y el aceite del interior del sistema de refrigeración son inflamables. Asegúrate de ninguno de los circuitos o conductos se han dañado durante el transporte. Si observas que están dañados, no coloques el electrodoméstico cerca de una llama viva ni de una fuente de calor y ventila la habitación. Llama inmediatamente a un técnico cualificado.
  • Cuando recibas el aparato, comprueba que no se ha dañado durante el transporte y que todas las piezas y accesorios están presentes y son correctos.
  • Asegúrate de que dispones de una toma de electricidad con conexión a tierra protegida por un fusible y que esta cumple con la tabla de especificaciones técnicas del manual de usuario. No conectes el electrodoméstico a un cable alargador ni a ninguna regleta y asegúrate de no pellizcar ni pinchar el cable de alimentación.
  • Si necesitas sustituir el enchufe por uno adecuado para tu toma de electricidad, asegúrate de utilizar un enchufe con un fusible de 13 A.
  • No toques nunca un enchufe con las manos mojadas. Nunca extraigas un enchufe tirando del cable. Sujeta siempre el cabezal del enchufe y tira de él.
  • No utilices jamás aparatos de limpieza con vapor para limpiar el frigorífico, ya que podrían derretir el hielo del interior de los compartimentos del congelador. Además, el vapor podría producir un cortocircuito.
  • Asegúrate de que las aberturas de ventilación de la parte posterior del electrodoméstico no están obstruidas.

 

 

 

Retirada del aparato antiguo

 

Asegúrate de que el suministro de agua (si el aparato anterior estaba conectado a la fontanería) está cortado y el suministro eléctrico desconectado. Si el aparato está fijado a módulos de armarios, quita los tornillos de fijación. Tira del aparato hacia fuera para sacarlo de su posición. No olvides que los frigoríficos pueden ser pesados, así que ten cuidado cuando intentes moverlo. Para extraer el aparato más fácilmente, inclínalo hacia atrás y coloca un trozo de alfombra vieja debajo de las patas delanteras. A continuación, tira de la alfombra y el aparato saldrá con ella. De todas formas, la mayoría de frigoríficos tienen ruedas en la base posterior, que te serán de utilidad una vez que hayas extraído el electrodoméstico lo suficiente para poder inclinarlo hacia atrás sobre estas.

 

Ahora deberías poder acceder a la parte posterior del electrodoméstico para desconectar las conexiones eléctricas, y de agua (si las hay). Puede que necesites usar una llave inglesa o unos alicates para aflojar las conexiones de suministro de agua. Coloca un recipiente debajo del grifo de suministro de agua para recoger las posibles fugas. Si hay escarcha en el compartimento del congelador, esta se fundirá durante las siguientes horas, así que asegúrate de quitar toda la que puedas. Vacía también los depósitos de agua y los dispensadores de hielo, si los hay.

 

Consulta las normativas locales sobre desecho de electrodomésticos antiguos. Puede que tu ayuntamiento o distrito local ofrezca un servicio de recogida. Si vas a retirarlo tú mismo, recuerda que necesitarás la ayuda de otra persona para levantar y mover el aparato antiguo.

 

 

 

Preparación del aparato nuevo para la instalación

 

Te aconsejamos desembalar el nuevo electrodoméstico antes de meterlo en casa o en la cocina, ya que manipular y abrir la caja puede resultar complicado en espacios limitados. Verás una línea de grapas grandes a lo largo de un borde de la caja. Es más fácil desgarrar la caja para abrirla por esta línea. Retira el cartón y la espuma de poliestireno.

 

A continuación, retira todas las pegatinas, el plástico de burbujas y la cinta del exterior del aparato. En el interior, encontrarás las puertas, los cajones y las bandejas fijados también con cinta, así que retira esta también.

 

Nota: Si el nuevo electrodoméstico cuenta con una conexión al suministro de agua, consulta nuestra guía de instalación de las conexiones de agua del frigorífico Beko.

 

 

 

Instalación del aparato nuevo

 

Encontrarás el manual de usuario, la bandeja para huevos y los calzos de plástico, que se colocan en la parte posterior del aparato en uno de los cajones.

 

En algunos modelos, podrás colocar los calzos de plástico en el panel de ventilación, en la base posterior del electrodoméstico. Aun así para algunos, tendrás que retirar los tornillos con un destornillador y, a continuación, usar los tornillos para fijar los calzos en su lugar. Los calzos garantizan que haya una distancia suficiente entre la pared y el electrodoméstico para que la ventilación sea suficiente, por lo que es muy importante que los coloques antes de colocar el nuevo electrodoméstico en su sitio.

 

Antes de enchufar el aparato y conectarlo a la red eléctrica, espera al menos 4 horas para que el gas del compresor y el líquido se asienten. Después de este tiempo, podrás enchufar el electrodoméstico y conectarlo a la red eléctrica.

 

A continuación, inclina el frigorífico hacia atrás y utiliza las ruedas de la base posterior para colocarlo en su sitio. Ten cuidado de no alterar las conexiones de agua o enredar el cable eléctrico. 

 

Una vez en su posición, deberás ajustar las patas delanteras del electrodoméstico para asegurarte de que está nivelado. El frigorífico debe estar nivelado y equilibrado sobre las patas para que funcione correctamente. Prueba a mover el electrodoméstico de un lado a otro y desde atrás hacia delante. Si se tambalea demasiado, puede que el suelo o las patas no estén nivelados.

 

Utiliza un nivel para comprobar el equilibrio del electrodoméstico. Si está apagado, ajusta las patas. Para ello, busca las dos patas delanteras debajo del frigorífico. Gira las patas hacia la derecha o la izquierda, hasta que estén firmemente en contacto con el suelo.

 

Tendrás que esperar aproximadamente 6 horas antes para poder introducir alimentos en el frigorífico nuevo, ya que se necesita este tiempo para alcanzar la temperatura indicada.   

 

 

 

Eso es todo. Acabas de instalar tu nuevo frigorífico Beko. Esperamos que disfrutes de tu nuevo aparato.