Gracias por tus comentarios.
Acabas de añadir este producto a tu lista de deseos.
Acabas de quitar este producto de tu lista de deseos.
Tu lista de deseos está llena. Quita algún producto para añadir más.

4 min de lectura

¿Cómo se repara un lavavajillas que no limpia? 

¿Cómo se repara un lavavajillas que no limpia?
¿Cómo se repara un lavavajillas que no limpia?

 

 

Existen distintos motivos por los que el rendimiento de limpieza del lavavajillas puede empeorar. Comprueba si el problema se resuelve con una de las soluciones siguientes.

 

 

 

Comprueba si los orificios de los brazos rociadores están sucios u obstruidos

 

Los brazos rociadores del lavavajillas tienen orificios para expulsar el agua en la cuba. Si estos orificios están obstruidos, puede que no se expulse suficiente agua en la cuba. En ese caso, el detergente que hay dentro del dispensador no se disolverá completamente y los platos no se enjuagarán bien. Comprueba los orificios de los brazos rociadores para ver si están obstruidos. Extráelos y límpialos de forma regular o cuando estén obstruidos.

 

Para limpiar el brazo rociador superior, gira la tuerca hacia la izquierda y extrae esta y el brazo rociador. Para extraer el brazo rociador inferior, tira de él hacia arriba. Lava los brazos rociadores debajo del grifo. Utiliza un cepillo para desatascar los orificios.

 

Asegúrate de que la tuerca está bien apretada cuando vuelvas a instalar el brazo superior. Vuelve a colocar el brazo rociador inferior en su posición y presiona hacia abajo hasta que oigas un clic.

 

 

 

Asegúrate de que el aparato está cargado correctamente

 

Puede que estés cargando los platos de forma incorrecta o cargando el lavavajillas en exceso. Asegúrate de que todos los platos tienen la inclinación adecuada y que no se tocan entre sí ni tocan las piezas móviles del lavavajillas. 

 

Si no cargas el lavavajillas correctamente, es posible que los vasos de plástico y cristal ligeros se muevan y se den la vuelta, con lo que se llenarán de agua del lavado. Los platos pueden obstruir la abertura de la tapa del dispensador o impedir que los brazos aspersores giren. Gira los brazos aspersores después de terminar de cargar el lavavajillas para asegurarte de que se mueven libremente. Consulta nuestra guía sobre cómo cargar un lavavajillas para obtener más información. 

 

 

 

Asegúrate de que el programa seleccionado es adecuado

 

Es posible que el programa de lavado que has seleccionado no sea adecuado para el tipo de platos que deseas lavar. Si los platos están muy sucios, selecciona un programa con una temperatura superior y un ciclo más largo.

 

 

 

Comprueba si el filtro está sucio u obstruido

 

El lavavajillas tiene un filtro de drenaje que se debe limpiar. Extrae el filtro de drenaje del lavavajillas y comprueba si se han acumulado restos de comida. Extrae la rejilla inferior del lavavajillas para acceder al filtro de drenaje. Retira el filtro de la parte inferior del aparato y lávalo debajo del grifo. Repite este proceso una vez a la semana para que el drenaje de agua sea correcto y evitar malos olores.

 

 

 

Aprovecha el filtro EverClean™ 

 

Muchos lavavajillas Beko incluyen la función de filtro EverClean™. Esta función utiliza un sistema rociador especial que limpia el filtro de drenaje desde el interior. Gracias al filtro EverClean™, tendrás que limpiar menos veces el filtro del lavavajillas Beko.

 

 

 

Asegúrate de quitar los restos de comida de los platos

 

Puede que los restos de comida apelmazados y secos no se limpien en el lavavajillas. Estos restos de comida también obstruyen el filtro y la manguera de drenaje. Retira la comida pegada a mano antes de cargar los platos.

 

 

 

Comprueba si el dispensador de detergente está húmedo

 

Si el dispensador de detergente está mojado al añadir el detergente, este no se expulsará completamente dentro de la cuba. Esto puede provocar que los platos no se limpien bien. Seca el compartimento de detergente antes de llenarlo.

 

 

 

Comprueba si el detergente está húmedo

 

El detergente húmedo se adherirá al dispensador y no se expulsará totalmente dentro de la cuba. Esto puede provocar que los platos no se limpien bien. Guarda el detergente para lavavajillas en un recipiente cerrado, libre de humedad y alejado de temperaturas excesivas.

 

 

 

Evita utilizar detergentes u otros productos que no sean adecuados

 

Asegúrate de utilizar detergentes, abrillantadores y sal diseñados específicamente para lavavajillas. No utilices lavavajillas líquido para lavar a mano, jabón de manos, lejía, vinagre y otros productos químicos bajo ningún concepto, ya que estos productos reducen el rendimiento del lavavajillas, provocan que las piezas metálicas se oxiden e incluso pueden reducir la vida útil del aparato.

 

 

 

Evita utilizar muy poco o demasiado detergente

 

Si utilizas detergente en polvo, ajusta la cantidad de acuerdo con los requisitos del programa y lo sucios que estén los platos. Ten siempre en cuenta las marcas de nivel y no las superes.

 

 

 

Asegúrate de que la tapa del dispensador de detergente está bien cerrada

 

Si la tapa del dispensador se deja abierta antes de que el electrodoméstico inicie un ciclo, el detergente se expulsará demasiado pronto y los platos no se limpiarán bien. Asegúrate de que la tapa del dispensador de detergente está bien cerrada después de añadir el detergente.

 

 

 

Ten en cuenta los problemas técnicos

 

Si el problema continúa, puede que haya un problema con la resistencia o el termostato del lavavajillas. Si sospechas que es así, ponte en contacto con un agente de servicio autorizado.

 

 

¿Prefieres hablar con alguien?