Gracias por tus comentarios.
Acabas de añadir este producto a tu lista de deseos.
Acabas de quitar este producto de tu lista de deseos.
Tu lista de deseos está llena. Quita algún producto para añadir más.

4 min de lectura

¿Cómo se carga correctamente el lavavajillas?

¿Cómo se carga correctamente el lavavajillas?
¿Cómo se carga correctamente el lavavajillas?

 

 

Puede que el lavavajillas sea tu mejor amigo en la cocina, pero para asegurarte de que ofrece su mejor rendimiento, deberás cargarlo correctamente. Si lo cargas en exceso o de forma incorrecta, se puede reducir enormemente el rendimiento de limpieza, así que en esta guía te explicaremos el mejor enfoque para cargar el lavavajillas.

 

 

 

Antes de cargarlo

 

Existe la idea equivocada de que tienes que enjuagar bien previamente los platos y cubiertos antes de ponerlos en el lavavajillas, por lo que hay quien piensa que podría simplemente lavar la vajilla a mano. 

 

Además de consumir menos agua y energía que al lavar a mano, los lavavajillas no requieren que los platos estén relucientes antes de meterlos. Solo tienes que quitar los restos y los trozos grandes de comida y el electrodoméstico se encargará del resto.

 

Siempre es recomendable echar un vistazo dentro del lavavajillas antes de cargarlo, solo para asegurarte de que no se han caído utensilios dentro de la cuba durante el ciclo anterior.

 

 

 

Qué hacer y qué no

 

Hay quienes piensan que es un arte. Aunque existen dos reglas básicas para cargar un lavavajillas correctamente. 

  1. Colocarlo todo orientado hacia el centro.
  2. No dejar que las cosas se toquen (en la medida de lo posible). 

 

Una tercera podría ser no cargarlo en exceso, pero eso ya se presupone en la segunda regla. Estas dos sencillas rutinas garantizan que todos los utensilios del lavavajillas estén igual de expuestos al agua y que sus superficies estén orientadas hacia la dirección en la que se rocía el agua.

 

 

 

Carga de la rejilla superior

 

La rejilla superior es para las tazas, los tazones, los vasos y los recipientes pequeños. Pon estos utensilios boca abajo a lo largo de un lado de la rejilla de modo que pueda entrar el agua. 

 

La rejilla superior suele tener púas (las barras largas y estrechas que sujetan los utensilios) para los recipientes pequeños. Asegúrate de cargar los recipientes que van en la mitad delantera de la cesta orientados hacia atrás y los que van en la mitad posterior orientados hacia delante. De esta forma, te asegurarás de que las superficies interiores de los recipientes estén expuestas al flujo de agua. Evita amontonar los utensilios, ya que se bloqueará u obstaculizará el acceso de los brazos aspersores a las superficies. Todo debe reposar holgadamente en la rejilla, ni demasiado suelo para que se pueda mover ni demasiado apretado para que se astille o agriete.

 

También puedes poner ollas y sartenes pequeñas o medianas en la rejilla superior, aunque obviamente debes asegurarte de que estén orientadas hacia abajo. La rejillas superior puede incluir una rejilla para utensilios que se pliega hacia abajo desde el lateral. Pon las espátulas, los cucharones y otros utensilios largos aquí, asegurándote de que las superficies cóncavas estén hacia abajo. Si el lavavajillas no tiene una rejilla para utensilios, solo tienes que colocarlos entre las filas de tazas o vasos en la rejilla superior. No obstante, recuerda que los utensilios de madera y los cuchillos de cocina buenos nunca deben meterse en el lavavajillas.

 

 

Uso de la cesta para cubiertos

 

Hay varias cosas a tener en cuenta al cargar la cesta para cubiertos. En primer lugar, ten en cuenta que el acero inoxidable y la plata pueden reaccionar en el lavavajillas y provocar daños en los cubiertos. Asegúrate de que estos están en los extremos opuestos de la cesta para cubiertos. 

 

No agrupes el mismo tipo de cubiertos; mézclalos. Los cubiertos del mismo tipo tienden a "anidarse", especialmente las cucharas. Esto significa que el agua no llegará a todas las superficies de los utensilios. 

 

Una forma segura de evitar esto es utilizar las ranuras de las tapas que se pliegan sobre la mayoría de las cestas para cubiertos. El inconveniente en este caso es que será más difícil y te llevará más tiempo cargar y descargar los cubiertos. 

 

Y, por último, los cuchillos van hacia abajo. Por seguridad, coloca los cuchillos con las hojas hacia abajo y los mangos hacia fuera. 

 

 

 

Rejillas flexibles

 

Los lavavajillas modernos ofrecer varias rejillas adicionales y soluciones flexibles. La tercera rejilla deslizante para cubiertos ha ganado en popularidad porque permite disponer de más espacio en la cesta inferior. Tecnologías como FlexiDrawer™ aportan una mayor flexibilidad a la hora de cargar el lavavajillas.

 

 

Carga de la rejilla inferior

 

Aquí es donde van los platos y recipientes más grandes, además de las ollas y sartenes de mayor tamaño. A menudo, querrás poner una combinación de utensilios. Los platos y los recipientes se deben colocar orientados hacia el centro del lavavajillas, para que estén correctamente expuestos a los brazos aspersores. Utiliza las púas de la rejilla inferior para colocarlos correctamente. 

 

Si la rejilla inferior tiene púas plegables, pueden ser útiles para que haya espacio para los utensilios difíciles de colocar, como las ollas y las sartenes grandes. De nuevo, asegúrate de que las superficies interiores estén orientadas hacia el brazo aspersor. 

 

Por último, los utensilios grandes y planos, como las tablas de cortar o las bandejas, deben ir a lo largo del lateral de la rejilla, para que no interfieran con los brazos aspersores.

 

 

Ahora que has cargado el lavavajillas correctamente, puedes poner el detergente, seleccionar el programa y relajarte mientras el electrodoméstico se encarga de todo el trabajo duro por ti.

 

 

¿Prefieres hablar con alguien?