Gracias por tus comentarios.
Acabas de añadir este producto a tu lista de deseos.
Acabas de quitar este producto de tu lista de deseos.
Tu lista de deseos está llena. Quita algún producto para añadir más.

2 min de lectura

¿Cómo se limpia la secadora?

¿Cómo se limpia la secadora?
¿Cómo se limpia la secadora?

 

 

Si la secadora se utiliza de forma intensiva para secar una carga de ropa tras otra, es natural que necesite un poco de atención y cuidados de vez en cuando. Es fundamental mantener este electrodoméstico limpio para que funcione con la mayor eficacia posible, así que sigue esa guía práctica para asegurarte de que la secadora funciona de forma óptima.

 

 

 

Limpia los filtros con regularidad

 

Las piezas más importantes de la secadora que se deben mantener limpias son los filtros (sí, tiene más de uno).

 

El filtro de pelusas es el que captura todas las diminutas fibras que se desprenden de la ropa y se encuentra en el interior de la puerta. Para retirarlo, solo hay que levantarlo. Verás que las pelusas se acumulan después de cada uso, por lo que un buen hábito es limpiar el filtro después de cada ciclo. 

 

Puedes quitar las pelusas a mano o utilizar un aspirador al ajuste de potencia más bajo para limpiar el filtro. Cuando termines, vuelve a colocar el filtro en su sitio. Es muy importante mantener el filtro de pelusas limpio, ya que en caso contrario al aparato le costará más funcionar. Esto significa que la ropa tardará más en secarse, se consumirá más energía y el esfuerzo extra reducirá la vida útil del electrodoméstico.

 

El siguiente en importancia es el filtro del evaporador o el cajón de filtro, que encontrarás detrás de una cubierta en la esquina inferior de la secadora. Si la secadora cuenta con condensador, lo encontrarás detrás de esta cubierta. 

 

Abre la tapa y, a continuación, extrae el filtro de su carcasa. Cada electrodoméstico es diferente, así que consulta el manual de usuario si no estás seguro de cómo hacerlo. El filtro se puede abrir y en su interior hay una almohadilla de espuma. Limpia las superficies de la carcasa del filtro a mano o de nuevo con un aspirador y, si la almohadilla de espuma parece sucia, puedes enjuagarla debajo del grifo.

 

Asegúrate de secar la almohadilla antes de volver a colocarla en la carcasa y en la secadora. Lo ideal es hacer esto cada varios ciclos.

 

 

 

Vacía el depósito de agua cuando esté lleno

 

Otro buen hábito es acostumbrarse a vaciar el depósito de agua regularmente (si el aparato no está conectado a la fontanería). Aquí es donde se almacena el agua evaporada después de que la secadora la extraiga de la ropa. La secadora tiene un piloto de advertencia que indica si el depósito está lleno, ¿pero por qué no encargase de ello al limpiar los filtros? 

 

 

 

Limpia las superficies exteriores

 

Resulta facilísimo mantener las superficies exteriores del electrodoméstico. Solo tienes que utilizar un paño suave o una esponja con un producto de limpieza no abrasivo y frotar suavemente. Si derramas accidentalmente detergente o suavizante en el aparato, asegúrate de limpiarlos rápidamente, ya que pueden corroer la superficie.

 

Si sigues estas indicaciones, la secadora estará en un estado impecable durante mucho tiempo.

 

 

¿Prefieres hablar con alguien?