Gracias por tus comentarios.
Acabas de añadir este producto a tu lista de deseos.
Acabas de quitar este producto de tu lista de deseos.
Tu lista de deseos está llena. Quita algún producto para añadir más.

4 min de lectura

¿Cómo se interpreta la etiqueta energética de una secadora?

¿Cómo se interpreta la etiqueta energética de una secadora?
¿Cómo se interpreta la etiqueta energética de una secadora?

 

 

¿Qué es una etiqueta energética de la UE?

 

Las etiquetas energéticas de la UE son un sistema estandarizado de clasificaciones de eficiencia energética que la Unión Europea publica para la mayoría de electrodomésticos. La primera etiqueta de eficiencia energética apareció en un aparato en 1994. Desde entonces, la mayoría de categorías de electrodomésticos se ha incluido en las normativas energéticas de la UE y las etiquetas se han actualizado varias veces. 

 

El objetivo principal de las etiquetas energéticas de la UE es reducir colectivamente el consumo de energía de los electrodomésticos en Europa a través de dos medidas: 

 

1. Ofrecer a los consumidores criterios de comparación claros y ayudarlos a elegir productos más eficiente energéticamente. 

2. Animar a las empresas a que inviertan en el desarrollo de productos más eficientes energéticamente. 

 

Las etiquetas energéticas incluyen información valiosa sobre un aparato, como el consumo de energía anual, el nivel de ruido o su capacidad. Estas pequeñas tarjetas son como un resumen de todas las cosas que debes tener en cuenta cuando estás buscando una nueva secadora.

 

 

 

¿Qué incluye la etiqueta energética de una secadora?

 

A continuación puedes ver el aspecto que tiene la etiqueta energética de la UE de una secadora y qué significan los símbolos y los números: 

 

Sigue leyendo para descubrir lo que significa cada clasificación y cada número en más detalle. 

 

 

 

01.

Clase energética (A+++ a D)

 

Las secadoras tienen cierta mala reputación en cuanto a su eficiencia energética. Las secadoras con ventilación son las menos eficientes energéticamente. La mayoría de secadoras con condensador tiene una clasificación energética B o C y las secadoras con bomba de calor suelen tener una clasificación A+ o A++. A+++ se introdujo en mayo de 2013 y las secadoras de clase energética D se retiraron del mercado en noviembre de ese mismo año.  

 

 

 

02.

Consumo energético anual (kWh/año)

 

El consumo energético anual estimado también se incluye en las etiquetas de eficiencia energética de las secadoras. Este se basa en 160 ciclos de una combinación de cargas completas y parciales en un programa de secado de algodón estándar. Esto supone 3 secados a la semana.

 

Tus hábitos de lavado individuales afectarán bastante a la cantidad real de energía que utiliza la secadora. Aun así, si multiplicas el consumo energético anual de una secadora por el coste de la electricidad por kWh en tu región, tendrás un buen cálculo estimado de lo que costará utilizar el aparato todo un año. 

 

 

 

03.

Tipo de secadora (con ventilación por gas, con ventilación eléctrica o con condensador eléctrico)

 

Hay 3 tipos principales de secadora: con ventilación por gas, con ventilación eléctrica y con condensador. Los modelos con ventilación transportan el aire húmedo del secado hacia el exterior a través de una rejilla de ventilación. Por otro lado, las secadoras con condensador recogen la humedad del aire en un depósito de agua que se debe vaciar. Algunos modelos también cuentan con mangueras de drenaje. Aparte de esta diferencia básica, el tipo de secadora marca una gran diferencia en su eficiencia energética y consumo energético anual. 

 

 

 

04.

Tiempo de ciclo para una carga de algodón completa (min)

 

Muestra lo que tarda en finalizar un ciclo de secado de algodón estándar. Este número debería ser inferior en las secadoras con ventilación, ya que alcanzan grados superiores a los de los modelos con condensador. Sin embargo, con una duración de ciclo ligeramente superior, las secadoras con condensador son más delicadas con la ropa. 

 

 

 

05.

Capacidad (kg)

 

Representa la cantidad de carga que admite la secadora en un ciclo de secado de algodón estándar. La capacidad cambia en función del programa seleccionado. Consulta el manual de usuario para conocer la capacidad exacta de cada programa. Si tienes un modelo Beko, puedes descargar el manual de usuario  con el número de producto. 

 

 

 

06.

Niveles de ruido (dB)

 

Las etiquetas de eficiencia energética de las secadoras también pueden incluir una clasificación de ruido, que va desde 40 dB (una biblioteca silenciosa) a 80 dB (un teléfono fijo sonando). Los aparatos de gama más alta suelen ser más silenciosos, ya que incorporan funciones de reducción de ruido, como aislamiento y motores sin cepillos.

 

 

 

07.

Clase de eficiencia de condensación (de A a G)

 

Esta clasificación muestra cuánta humedad puede condensar y recoger la secadora. Las clasificaciones inferiores significan que parte del aire húmedo se libera al aire de la habitación. El exceso de humedad es malo para la salud, por no mencionar el hecho de que es un campo de cultivo para las bacterias y el moho. Además, el exceso de humedad es malo para los edificios a largo plazo. Las secadoras deben colocarse en habitaciones bien ventiladas. Cuanto menor sea la clase de eficiencia de condensación, más tendrás que ventilar la habitación de la colada. 

 

 

 

¿Por qué debería importarte la eficiencia energética?

 

Respuesta: por dos razones básicas. 

 

1. El presupuesto de tu hogar. 

2. El medioambiente. 

 

Es cierto que las secadoras con clasificaciones energéticas superiores suelen ser un poco más caras, pero permiten reducir los costes energéticos. La Comisión Europea afirma que el cambio a una lavadora eficiente energéticamente permite reducir las facturas de electricidad hasta un 50 % y compensar la inversión iniciar en pocos años. 

 

Puede que te preguntes qué diferencia puede marcar una sola lavadora. Pues bien, se trata de un efecto acumulado. La eficiencia energética nunca ha sido tan importante como ahora que se están agotando los recursos y los efectos de la vida humana en la naturaleza son cada vez mayores. Si toda Europa dejara de usar los electrodomésticos antiguos, se ahorrarían un total de 3,3 TWh (es decir, 3 300 000 000 kWh) de electricidad hasta 2020. 

 

 

¿Prefieres hablar con alguien?