Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.

4 min de lectura

Ocho consejos de mantenimiento para prolongar la vida útil de la secadora

Ocho consejos de mantenimiento para prolongar la vida útil de la secadora
Ocho consejos de mantenimiento para prolongar la vida útil de la secadora

 

 

La secadora se esfuerza para que la tarea de la colada sea un poco más sencilla. Pero con todo este esfuerzo, el aparato necesitará un poco de atención y cuidados. No solo mantendrás la secadora funcionando al máximo, sino que prolongarás su vida útil. Sigue estos consejos de mantenimiento y tu secadora te lo agradecerá.

 

 

 

01.

No sobrecargues la secadora

 

Aunque puede resultar tentador meter todo lo que puedas en el aparato, la sobrecarga es un pecado capital cuando se trata de cuidar la secadora. No solo supone más estrés para el electrodoméstico, sino que también reduce drásticamente su eficiencia y, por tanto, aumenta el consumo de energía. 

 

Si deseas obtener más información sobre cómo cargar la secadora, consulta este artículo. Lo recomendable es llenar el tambor poco más de la mitad para que todas las prendas tengan libertad de movimiento.

 

 

 

02.

Limpia el filtro de pelusas después de cada uso

 

¿Crees que limpiar el filtro de pelusas después de cada ciclo de secado es una exageración? Echa un vistazo al manual de usuario del aparato y verás que el fabricante también lo recomienda. Te sorprenderá la cantidad de pelusa que queda tras una sola carga estándar de ropa.

 

Un filtro obstruido con pelusas no solo reduce la eficacia de secado, sino que además supone más estrés para la secadora, lo que puede provocar un desgaste y un deterioro evitables. Acostúmbrate a limpiar el filtro y le harás a tu secadora un gran favor.

 

 

 

03.

Limpia a fondo el filtro de pelusas y su carcasa cada varios meses

 

Limpiar a fondo el filtro de pelusas y la carcasa del filtro con regularidad también es fundamental para que el aparato funcione sin problemas. Puedes lavar el filtro de pelusas bajo el grifo y utilizar un aspirador a una velocidad de aspiración baja para limpiar la carcasa del filtro de pelusas. Asegúrate de que el filtro de pelusas está completamente seco antes de volver a colocarlo en la carcasa.

 

 

 

04.

Limpia el cajón del filtro o el condensador con regularidad

 

No solo tienes que mantener limpio el filtro de pelusas, sino también el cajón del filtro o el condensador. Las secadoras de bomba de calor tienen un cajón del filtro, mientras que los modelos de condensador tienen un condensador que desempeña la misma función. Ambos se encuentran detrás de la cubierta de la chapa de protección en la esquina inferior de la secadora. 

 

Abre la cubierta y extrae el filtro de su carcasa. Cada electrodoméstico es diferente, así que consulta el manual de usuario si no estás seguro de cómo hacerlo. El cajón del filtro se puede abrir y cuenta con una almohadilla de espuma en su interior. Limpia las superficies de la carcasa del filtro a mano o con un aspirador a una velocidad de aspiración baja. Si la almohadilla de espuma está sucia, puedes enjuagarla bajo el fregadero. Asegúrate de secar la almohadilla antes de volver a colocarla en la carcasa y en la secadora. Intenta hacerlo una vez cada cuatro o cinco ciclos.

 

 

 

05.

Mantén limpios el interior y el exterior del aparato

 

Limpia el tambor con un producto de limpieza suave y no abrasivo o con una solución de vinagre y agua y un paño suave para evitar olores desagradables. Utiliza el mismo producto de limpieza o solución de vinagre para limpiar la parte delantera, los laterales y la parte posterior del electrodoméstico.

 

 

 

06.

Coloca la secadora donde haya espacio

 

No debes colocar la secadora en un espacio reducido, puesto que necesita espacio alrededor de la parte posterior y laterales para ventilarse correctamente. La solución más eficiente puede ser apilar la secadora sobre la lavadora, así que consulta este artículo si deseas saber cómo hacerlo.

 

 

 

07.

Mantén limpios los tubos de ventilación

 

Si tienes una secadora de ventilación (un modelo que expulsa aire caliente y húmedo a través de un tubo fuera de casa), es esencial limpiar el tubo de ventilación cada tres meses, ya que aquí se pueden acumular pelusas y otros residuos. Asegúrate de desconectar el aparato de la red eléctrica y, a continuación, desconecta el tubo de ventilación. En función de la longitud del tubo, puedes utilizar un paño y un producto de limpieza suave o un plumero. Si el tubo de ventilación es de plástico, considera la posibilidad de sustituirlo por uno de aluminio, ya que tienen un menor riesgo de incendio.

 

 

 

08.

Mantén la secadora nivelada

 

Al instalar la secadora, probablemente has ajustado las patas del aparato para mantenerlo estable. Con toda la fuerza centrífuga que se aplica dentro de la secadora, es posible que sea necesario reajustar las patas de vez en cuando. Comprueba con regularidad que el aparato no se balancea hacia delante y hacia atrás y ajusta las patas para estabilizar el aparato si es necesario.

 

 

 

Y ya está. Si sigues estas 8 indicaciones, podrás sacar el máximo partido a tu secadora durante años. Se recomienda vigilar el rendimiento de la secadora. Si una carga ha tardado más en secarse de lo normal, consulta esta lista para averiguar el problema. 

 

Mantener el aparato limpio es el primer paso para su correcto mantenimiento. Si quieres más consejos, consulta nuestra guía sobre cómo limpiar la secadora.

 

 

¿Prefieres hablar con alguien?