Gracias por tus comentarios.
Acabas de añadir este producto a tu lista de deseos.
Acabas de quitar este producto de tu lista de deseos.
Tu lista de deseos está llena. Quita algún producto para añadir más.

 

Innovaciones en campanas integrables

 

 

Nuevas funciones de campana que te hacen la vida más fácil

Ventilación que potencia el rendimiento

Ventilación intensiva

Ventilación que potencia el rendimiento

Asar y freír producen mucho humo y olores intensos que convierten la cocina en un lugar poco agradable para estar. La ventilación intensiva aumenta la potencia de extracción máxima un 67 %* y acaba rápidamente con el humo y los olores. Después de un rato, vuelve automáticamente al ajuste de velocidad anterior. Práctico, ¿verdad? *Testado en laboratorios internos.

Refresco automático cada hora

Función de Limpieza del aire

Refresco automático cada hora

Después de todo un día pasando calor en la cocina, te mereces relajarte en el sofá sin tener que preocuparte de los olores de la cocina. La Función de Limpieza del aire, limpia automáticamente el aire de tu cocina de forma silenciosa y eficiente durante diez minutos cada hora. Así, tu cocina olerá siempre a limpio sin importar lo que hayas cocinado.

Recordatorio de limpieza del filtro

Luz de saturación del filtro

Recordatorio de limpieza del filtro

¿No tienes muy claro cuándo limpiar los filtros de grasa de la campana? Para eso están la luz y el indicador sonoro de saturación del filtro. Así disfrutarás siempre del mejor rendimiento de tu campana.

Mejor iluminación para ver lo que cocinas

Led Illumination®

Mejor iluminación para ver lo que cocinas

No siempre es fácil ver la placa con claridad, y más si la campana bloquea la luz. Led Illumination® ilumina la placa con claridad para que veas bien lo que se cuece (¡literalmente!).

Filtros fáciles de limpiar

Filtros aptos para lavavajillas

Filtros fáciles de limpiar

Seguro que lavar los filtros grasientos de la campana no te hace ninguna gracia. Pues ahora, con los filtros aptos para lavavajillas, no tendrás que volver a hacerlo. Basta con meterlos en el lavavajillas, poner en marcha un ciclo normal y volver a colocarlos en la campana. ¡Así de fácil!