Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.

3 min de lectura

¿Cómo transportar el frigorífico al mudarte?

¿Cómo transportar el frigorífico al mudarte?
¿Cómo transportar el frigorífico al mudarte?

 

 

No hay duda de que mudarse es una de las cosas más emocionantes y estresantes que puedes hacer, por lo que merece la pena invertir un poco de tiempo en hacerlo lo más sencillo y menos engorroso posible.

 

Con todo el embalaje y la planificación que conlleva, es fácil olvidar que tienes que llevarte los electrodomésticos. Querrás asegurarte de que estos electrodomésticos se transportan de forma segura y adecuada, y esto requiere un poco de planificación. Esta práctica guía te indicará exactamente lo que debes hacer para preparar cada uno de tus electrodomésticos para la mudanza.

 

 

 

Preparación

 

Comienza retirando todos los alimentos del frigorífico. Puedes utilizar una nevera portátil para guardar los alimentos si te los quieres llevar a la nueva casa, o puedes planificar con antelación e intentar consumir todos los alimentos antes de la mudanza. 

 

Limpia todas las superficies del frigorífico con bicarbonato y agua caliente, y descongela el congelador si es necesario (no querrás que se derrita y empiece a gotear durante el transporte). Para obtener más consejos sobre la limpieza del frigorífico, lee nuestra guía sobre cómo limpiarlo.

 

Una vez vaciado y descongelado, puedes desconectarlo de la red eléctrica. Asegúrate de hacerlo al menos unas horas antes de trasladarlo. Puedes colocar un recipiente pequeño de bicarbonato en uno de los estantes para evitar que se acumulen olores. 

 

Enrolla el cable de alimentación y fíjalo a la parte posterior del frigorífico. Deja la puerta del frigorífico abierta para evitar olores. 

 

 

 

El traslado

 

Si vas a trasladar el frigorífico por tu cuenta, asegúrate de que hay al menos otra persona para ayudarte y que cuentas con el equipo correcto para el traslado. Asegúrate de que no hay nada que obstaculice el paso. Recuerda que el frigorífico pesa bastante, por lo que es posible que desees contratar a un equipo profesional para que lo traslade, especialmente si hay que subir o bajar escaleras.

 

Utiliza una cinta o cuerda para mantener la puerta cerrada. También puedes envolver el aparato en plástico de burbujas, una manta o cualquier otra cosa que amortigüe los impactos que puedan producirse durante el traslado. Fija el aparato en el carrito o la furgoneta que se vaya a utilizar para trasladar los objetos más pesados.

 

La mejor forma de trasladar frigoríficos es ponerlos de pie. Sin embargo, puede que esto no siempre sea posible. Aunque no es lo recomendado, puedes colocar el frigorífico de lado. Recuerda: no muevas el frigorífico durante varias horas tras el traslado. Si se transporta de lado, este tiempo de espera será al menos el doble que el tiempo que ha permanecido en esa posición.

 

 

 

Reubicación e instalación

 

Una vez que el frigorífico se ha trasladado de forma segura a la cocina de tu nuevo hogar, es necesario esperar un tiempo para poder empezar a utilizarlo. Debes dejarlo reposar desenchufado, en posición vertical, durante al menos 4 horas para que el aceite del compresor se asiente. 

 

Puedes enchufar el electrodoméstico una vez transcurridas 4 horas. Asegúrate de que el control del termostato está activado pero no empieces a introducir comida directamente. Deja que el frigorífico se enfríe durante un tiempo hasta alcanzar temperaturas seguras para guardar la comida. Esto puede tardar hasta 12 horas. 

 

Para obtener más información sobre la instalación, consulta nuestra guía sobre cómo instalar el frigorífico Beko.

 

 

 

Un nota sobre los electrodomésticos integrables

 

Trasladar electrodomésticos integrables es un poco menos sencillo, ya que primero tendrás que retirar las puertas de la unidad del aparato. Consulta siempre el manual de usuario y la guía de instalación para obtener más información sobre cómo hacerlo. 

 

Si tienes un modelo Beko, puedes descargar el manual de usuario aquí con el número de producto. 

 

 

¿Prefieres hablar con alguien?