Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.
Peras salteadas con helado
Peras salteadas con helado

lectura de 1 min

Peras salteadas con helado

peras salteadas con helado_web
peras salteadas con helado_web

Comida

Postre

Dificultad

Fácil

Duración

30 min aprox.

Ingredientes

  • 4 peras
  • Unas gotas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 ramita de canela
  • Helado al gusto

Paso a paso

 

1. Pelamos las peras y partimos cada una en cuatro cuartos.

 

2. Con cuidado de no retirar la pulpa y de dejar intacto el tallo del pedúnculo, con ayuda de un cuchillo afilado, les retiramos los corazones y las semillas.

 

3. Las embadurnamos con un poco de zumo de limón para que no se oxiden y para que la acidez les de un toque cuando se cocinen al fuego. El zumo de limón les realza el sabor.

 

4. Poner en una sartén amplia el azúcar y volverlo caramelo a fuego suave. Ha de coger un tono dorado y nunca quemarse.

 

5. En ese momento, añadimos la mantequilla, bajamos el fuego e introducimos la fruta, salteándola y meneándola hasta que veamos que se vuelve melosa y se recubre de una fina película brillante.

 

6. Añadimos la astilla de canela que habremos abierto con las manos para convertirla en astillas más pequeñas.

 

7. Dejamos que las peras se salteen a fuego moderado por espacio de unos 10 minutos, con cuidado de que no se quemen y el fuego sea pausado.

 

8. Las vamos volteando constantemente para que se vayan cocinando por todas sus caras.

 

9. Cuando estén las peras bien doradas, melosas y tiernas, retirarlas del fuego y dejar que se entibien en la misma sartén de forma que absorban perfectamente los jugos de cocción y queden así adheridos a la fruta.

 

10. Una vez tibias, las colocamos en un plato hondo o boles y aún con cierta temperatura, las coronamos con una bola de helado al gusto.

 

¡Listo!

 

Compartir

¿Te ha resultado útil?