Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.
¿Cual es la temperatura ideal de aire acondicionado?
¿Cual es la temperatura ideal de aire acondicionado?

lectura de 1 min

¿Cuál es la temperatura ideal del aire acondicionado?
temperatura-ideal-aire-acondicionado
temperatura-ideal-aire-acondicionado

Ahora que llega el verano y suben las temperaturas, es más importante que nunca contar con un buen aparato de climatización que nos ayude a sobrellevar el calor y funcionar también como calefacción durante el invierno. Sin embargo, es tan importante escoger el electrodoméstico adecuado para nuestra vivienda como saber a qué temperatura poner el aire acondicionado en verano y en invierno. 

 

No sólo es útil conocer la temperatura ideal del aire acondicionado para ahorrar energía, sino que puede ayudarnos a prolongar la vida útil del electrodoméstico y cuidar de nuestro bolsillo. En el siguiente artículo te indicamos a qué temperatura poner el aire acondicionado en invierno y en verano, y los factores que debes tener en cuenta para hacerlo.

 

Factores que determinan la temperatura ideal del aire acondicionado en el hogar 

 

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la temperatura ideal del aire acondicionado depende de varios factores que influyen en la eficiencia energética del electrodoméstico. A continuación señalamos algunos de los más importantes, que nos ayudarán a determinar cuál es la temperatura más eficiente para nuestro electrodoméstico. 

 

Presupuesto

 

Por supuesto, el presupuesto económico de nuestro hogar es un factor ineludible a la hora de escoger un aparato de aire acondicionado y utilizarlo correctamente. Cuanto más ajustada sea nuestra economía, más importante será emplear el aparato de forma eficiente, procurando no forzarlo más allá de temperaturas inferiores a los 19ºC. 

 

Sin embargo, incluso si contamos con suficiente presupuesto para mantenerlo encendido todo el verano, es importante no excederse. Al fin y al cabo, un uso eficiente de la climatización también redunda en un mayor cuidado del medio ambiente: en ese sentido, es conveniente buscar el aparato de climatización más sostenible y ecológico posible.

 

Estancia de la vivienda

 

Las características de la habitación o estancia influyen mucho en la temperatura que necesitará para refrigerarse. En general, a mayor actividad y movimiento en la estancia, más baja deberá ser la temperatura y más alta la potencia. 

 

Así, por ejemplo, la temperatura ideal del aire acondicionado en la cocina estará entre los 20 y los 23 ºC. En cambio, en estancias en las que haya poca actividad, no será necesaria una temperatura tan baja para enfriarlas. Por ejemplo, la temperatura recomendada en los dormitorios y el salón suele encontrarse entre los 23 y los 26ºC.

 

Luz solar

 

A pesar de lo anterior, también es fundamental tener en cuenta la cantidad de luz solar que entra en la estancia. Cuanto más directamente entre la luz solar en la habitación, más potencia necesitaremos para refrigerarla: normalmente será necesaria una temperatura entre 19ºC y 22ºC. En cambio, en estancias en las que no haya luz solar directa, la temperatura recomendada será más alta, de 23ºC como mínimo.

 

Otros factores: espacio y tiempo

 

Hay otros dos factores importantes a la hora de determinar la temperatura. En primer lugar, es recomendable tener en cuenta el tiempo que vayamos a utilizar el aire acondicionado. Por ejemplo, si vamos a dormir con el aparato encendido, es recomendable mantenerlo a una potencia más baja para ahorrar energía y dinero.

 

Igual que el tiempo, el espacio también es un factor relevante para hacer un uso eficiente del aire acondicionado. Cuanto más grande sea una estancia, más potencia necesitará para enfriarse, por lo que será conveniente utilizarlo con más intensidad durante menos tiempo. 

 

Temperatura ideal en verano

 

Sin olvidar las variables apuntadas en el apartado anterior, puede decirse que la temperatura ideal del aire acondicionado en verano está entre los 23 y los 27º C. Sin embargo, no hay que olvidar que la temperatura del aire no debería distar de la exterior por más de 12 ºC. 

 

Si el aire acondicionado tiene una temperatura muy distinta a la del ambiente, nos arriesgamos a gastar bastante más energía, forzando el aparato y aumentando las probabilidades de que se estropee más rápido. Es mucho más aconsejable enfriar las habitaciones de forma paulatina para preservar el aparato en buenas condiciones.

 

Para lograrlo, es conveniente contar con un aparato de climatización programable, que permita enfriar la estancia progresivamente. Gracias a ello, lograremos mejorar la eficiencia energética de nuestro hogar y ahorrar algo de energía y dinero en el proceso.

 

Temperatura ideal en invierno 

 

Si contamos con un aparato de climatización o aire acondicionado que también funcione como calefactor durante el invierno, es recomendable buscar una temperatura de entre 19 y 23º C en las estancias. Aunque los factores que hemos apuntado antes también influyen durante el invierno, es muy aconsejable no superar estos valores: si lo hacemos, es posible que las estancias se sobrecalienten o el aire se reseque, además de consumir más energía y repercutir en nuestra factura eléctrica.

 

Uno de los factores clave en la climatización durante el invierno es la humedad del ambiente. Es esencial ventilar el aire con regularidad para garantizar una humedad adecuada en las estancias y permitir que el aire circule. En ese sentido, también pueden ser útiles los aparatos programables. 

 

Escoge un modelo sostenible y duradero 

 

Aunque pueda parecer algo complicado, determinar la temperatura idónea del aire acondicionado para las estancias de nuestra vivienda es relativamente sencillol: basta con tener en cuenta unos cuantos parámetros y asegurarnos de que no estamos forzando el electrodoméstico más allá de sus posibilidades. Si refrigeramos o calentamos las estancias de forma progresiva, contribuiremos al ahorro energético y al mantenimiento de nuestro aparato de climatización.

 

Eso sí, para ello es fundamental escoger un modelo de climatización que se adapte a las necesidades de nuestro hogar. Factores como la potencia, la eficiencia energética y la utilidad del aparato tanto en invierno como en verano son esenciales para escoger el aparato que más nos convenga. Adquirir un aparato sostenible y duradero nos servirá para ahorrar tanto energía como dinero a final de mes, cuidando de nuestro propio confort sin olvidar el medio ambiente.