Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.
Nuevo etiquetado energético para un planeta más saludable
img_1_1920x600
img_1_375x600_mobile

 

 

La Unión Europea ha actualizado la normativa energética de los electrodomésticos.  

 

A partir del 1 de marzo de 2021, todas las etiquetas energéticas se clasificarán de la A a la G en lugar de A+, la A++ y la A+++.

Como consecuencia, la industria se centrará más que nunca con el respeto al medio ambiente y a la eficiencia energética de los electrodomésticos.

 

En Beko consideramos que el estilo de vida y un planeta saludable están en el foco de todas nuestras operaciones. 

Cuanto más saludable sea tu vida, más saludable será nuestro planeta. 

Nos alegramos de que podamos trasladar entre todos esta información a los consumidores y promovamos marcas innovadoras y respetuosas con el medio ambiente.

 

Porque una vida saludable nos lleva a tener una población y un planeta más saludable.

 

 

 

 

 

Como resultado de los cambios en la nueva normativa, se han actualizado las etiquetas energéticas para adaptarse mejor al comportamiento de los consumidores. El cambio afecta a tres grupos de electrodomésticos:  

  • Lavadoras y Lava secadoras

  • Lavavajillas

  • Frigoríficos, congeladores y vinotecas

 

 

 

Las nuevas etiquetas energéticas son ahora mucho más sencillas y fáciles de entender

 

 

Las etiquetas energéticas antiguas estaban calificadas de la D a la A+++. Aunque la calificación A+ era el nivel mínimo que podía venderse en esta escala, para un consumidor desinformado podía percibirse fácilmente como un producto mucho más eficiente. Ahora, las calificaciones se basan en un sistema sencillo y fácil de entender, de la A a la G, donde la A es la más eficiente y la G es la calificación más baja. Un producto que antes contenía la etiqueta A+++ en eficiencia energética pasará, a modo de ejemplo, a tener la calificación B tras el cambio.


Además, como novedad, los niveles de ruido de los aparatos se clasificarán en una escala de la A a la D. Anteriormente, sólo se indicaban los niveles de ruido en dB(A) en un producto. Tener una clasificación clara, además de tener la información sobre los decibelios, hace que podamos comprender y comparar mejor los niveles de ruido.

 

Las etiquetas también contarán con un código QR que los consumidores podrán escanear con sus dispositivos móviles para obtener información adicional y oficial (no comercial) sobre sus productos. 

 
 
 
Las nuevas etiquetas energéticas reflejan
el compromiso de Beko de respetar el medio ambiente.
 

La nueva normativa abarca no sólo la eficiencia energética, sino también el consumo de energía de una manera que los consumidores pueden entender la información más fácilmente. Con el cambio, las calificaciones A y B son realmente difíciles de alcanzar por parte de los fabricantes.

 

El objetivo es animar y retar a las marcas líderes para que inviertan en innovación y en productos energéticamente eficientes. Así, se seguirán desarrollando productos respetuosos con el medio ambiente y de bajo consumo energético.

 
 
El foco de Beko con la vida y un planeta saludable nos ha llevado a comprometer recursos hacia el objetivo de aumentar la eficiencia energética
de nuestros electrodomésticos y a poner las necesidades del consumidor en el centro de estos objetivos.
 
Únicamente podemos vivir de forma verdaderamente saludable en un planeta que sea eficiente.
Estos cambios son el siguiente paso en nuestro camino para que todo el mundo pueda vivir de la forma más saludable posible.  
 
 
 
 
¿Qué impacto tendrá este cambio en las categorías específicas de electrodomésticos?

La normativa y las etiquetas energéticas se manejan de forma diferente para las distintas categorías de electrodomésticos. 

Las clasificaciones energéticas y otra información valiosa de las etiquetas energéticas se determinan con respecto a las principios de funcionamiento de las distintas categorías.

 

Esto significa que no todos los datos de la etiqueta energética de una lavadora, por ejemplo, coinciden con los de un frigorífico. 

 

En los enlaces que aparecen debajo de cada electrodoméstico encontrarás más información sobre cómo afectarán los cambios en la normativa en cada categoría.