Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.
Comidas para microondas | 10 alimentos que puedes cocinar con él
Comidas para microondas | 10 alimentos que puedes cocinar con él

lectura de 1 min

Comidas para microondas | 10 alimentos que puedes cocinar con él

Comidas para microondas
Comidas para microondas

Ha llegado el momento de descubrir la verdadera versatilidad del microondas. Si hasta ahora solo lo utilizabas para calentar la leche del desayuno y las sobras del día anterior o para descongelar rápidamente algunos alimentos… ¡estás desaprovechando este electrodoméstico! En estas líneas te mostramos 10 alimentos que puedes cocinar con él. Y no hablamos de platos precocinados, sino de ‘materias primas’ saludables que serán la base de tu recetario de comidas para microondas. ¡Toma nota!

 

Aspectos previos a tener en cuenta sobre las comidas para microondas

 

 

Antes de repasar uno a uno cada alimento, hay varios aspectos que debes tener en cuenta si quieres convertirte en un/a experto/a de las comidas para microondas:

 

  • Deberás tener los recipientes adecuados para cocinar de esta manera. La porcelana y el cristal son materiales adecuados, pero aún mejores resultarán las cazuelitas de silicona o incluso el papel de horno, en los que podrás envolver completamente los alimentos para una cocción homogénea.
     

  • No tengas prisa: las comidas para microondas son más rápidas que las del horno, pero más lentas que la plancha y la freidora. Además, para que se cocinen de manera adecuada, en ocasiones tendrás que dejar un tiempo de reposo a la conclusión.
     

  • El agua, tu gran aliado. Como bien sabrás, una de las dificultades de la cocción en el microondas es su falta de homogeneidad. Por lo general, las partes exteriores se cocinan antes que las interiores, y eso provoca que se resequen en exceso durante el proceso. Pero esto tiene fácil arreglo por medio del agua: en ocasiones, poner un hilo de agua en el fondo del recipiente o bien un vasito junto a él dotarán de humedad al interior del microondas para evitar la mencionada sequedad

 

Patatas

 

La patata es uno de los alimentos básicos en nuestra dieta y está presente en muchos platos. Y por suerte, se puede cocinar fácilmente en el microondas, evitando la grasa de la sartén. Una sugerencia es cortar las patatas en rodajas e introducirlas en un recipiente de silicona con tapa, o bien envolverlas en papel de horno. Para que se hagan adecuadamente, echa un poco de agua (un chorrito si usas silicona y una cucharadita si optas por el papel de horno), así como una cucharadita de aceite y una pizca de sal o el condimento que te guste. La duración de la cocción dependerá de la cantidad de patata, aunque por lo general es de 5 a 10 minutos. Te saldrán unas patatas en su punto para acompañar carne o pescado, o incluso para mezclar con huevo y hacer una tortilla española deliciosa en la sartén.

 

Huevos fritos

 

Hablando de huevos: ¿sabías que también se pueden hacer huevos fritos en el microondas? Lo correcto sería eliminar el término “frito”, pero el resultado (en aspecto y sabor) es similar al clásico. Solo tendrás que extender aceite con un pincel en el fondo de un bol, cascar el huevo sobre el fondo y meterlo al microondas entre 40 segundos y 1 minuto, aproximadamente.

 

Cuscús

 

De todas las comidas para microondas, el premio a la elaboración más sencilla quizás se lo deba llevar el cuscús. Puedes consultar los detalles de la elaboración en el paquete, pero en líneas generales debes hervir una cantidad concreta de agua (por ejemplo, un vaso), junto con sal y una cucharadita de aceite de oliva. Cuando ya esté hirviendo, lo retiras del microondas y viertes la misma cantidad de cuscús (un vaso). Tras ello, lo dejas reposar unos 3 minutos y, después, lo cubres con papel film otro tanto. Y por último, con un tenedor, deberás removerlo para separar los granos.

 

Menestra de verduras o pisto

 

El cuscús, a secas, no tiene mucha gracia, lógicamente. Pero si lo acompañas de una jugosa elaboración, el resultado será delicioso. Y por suerte, eso lo puedes hacer también con el microondas. Por ejemplo, una menestra de verduras, cortadas a daditos. O mejor aún: un pisto manchego, para lo que necesitarás tomate, cebolla, calabacín y pimiento, cortados en trozos para pocharse en el microondas a tu gusto. Y para coronar el plato, ¡el huevo frito de arriba!

 

Brócoli

 

Para cocinar brócoli al microondas deberás usar un recipiente de silicona y seguir los pasos indicados en el apartado dedicado a las patatas. Con dos salvedades: deberás añadir un poco más de agua y podrás acortar el tiempo de cocción, especialmente si esta verdura te gusta al dente.

 

Berenjena

 

Como puedes deducir, las verduras son una de las mejores y más sencillas comidas para microondas. Una vez hayas ganado experiencia, podrás dar el salto a la berenjena rellena: el microondas te servirá para el primer y el último paso: es decir, cocer las berenjenas cortadas por la mitad en un recipiente hermético y, tras vaciar su interior y sofreír el relleno en la sartén, darle el último golpe de calor para fundir el queso que habrás situado en la parte superior.

 

Pescado a la ‘plancha’

 

¿Se te pega la lubina o la dorada en la sartén cuando la haces a la plancha? ¿Te queda demasiado reseca? La solución, de nuevo, está en el microondas. Te bastará un recipiente de cristal o porcelana, aceite de oliva, cebolla, ajo, condimento (sal, perejil, ajo en polvo, etc.) y un chorrito de lo que más te guste para darle jugosidad, como por ejemplo cava, vino blanco o un chorrito de limón mezclado con agua.

 

Pescado en salsa

 

El pescado no solo lo podrás cocinar como alternativa a la plancha, sino que también puedes elaborar platos con abundante salsa. La merluza o el bacalao son ideales para esta opción. Asegúrate de cortar los trozos con un grosor homogéneo y no excesivamente grande. Y recurre a las bolsas de plástico para horno, donde deberás introducir el pescado y los ingredientes de la salsa. Recuerda que el pescado irá soltando su propio jugo, por lo que no debes introducir demasiado líquido (vino, cerveza, sidra, etc.). Y ten paciencia, pues la elaboración será algo más lenta de lo habitual, aunque siempre resultará más breve que en el horno.

 

Carne blanca con salsa

 

Lo que hemos explicado anteriormente con el pescado en salsa es igualmente válido para la carne blanca (pollo, pavo, conejo): podrás obtener un resultado similar, sobre todo si cocinas trozos con hueso, por ejemplo delicias de pollo, alitas o muslitos.

 

Mug cake

 

Por último, en esta lista de comidas para microondas no queríamos olvidarnos de las propuestas dulces, que también son posibles. En especial, los ‘mug cakes’: con este nombre se conoce a los bizcochos que se elaboran en taza de desayuno dentro de este electrodoméstico. Los ingredientes son los clásicos del bizcocho: harina, huevo, azúcar, cacao, leche, aceite, vainilla… Las proporciones pueden ser ‘a ojo’, aunque para este tamaño serán suficientes varias cucharadas de cada ingrediente y un huevo grande. ¡Con el tiempo irás afinando las proporciones a tu estilo! Y por suerte, al tratarse de un recipiente tan pequeño, en apenas 3 minutos a máxima potencia habrá quedado listo para servir y degustar.



Compartir