Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.
Guisantes crudos en ensalada con queso de cabra
Guisantes crudos en ensalada con queso de cabra

lectura de 1 min

Guisantes crudos en ensalada con queso de cabra
Guisantes crudos en ensalada con queso de cabra
Guisantes crudos en ensalada con queso de cabra

Comida

Entrante

Dificultad

Fácil

Duración

30 min

Ingredientes

  • 1 kg. de guisantes crudos, pelados, a poder ser tiernos y pequeños
  • 1 queso mediano de cabra tierno, cortado en dados grandes
  • 12 rebanadas finas de pan
  • 1 diente de ajo partido en dos
  • 4 puñados de lechugas tiernas
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • El zumo de ¼ de limón
  • 1 pizca de tomillo fresco
  • Sal y pimienta recién molida

Elaboración

 

Lavamos las lechugas tiernas bien deshojadas en agua con unas gotas de lejía o de vinagre.

 

Podemos añadir unos tallos de acelga roja, o unos brotes de espinaca bien tierna para enriquecer aún más la ensalada. La escurrimos, la pasamos por un escurridor de lechugas o la secamos con cuidado con ayuda de un paño seco y reservamos la ensalada en la nevera, bien cubierta.

 

Si los guisantes son muy pequeños bastará con lavarlos en agua. Si son muy hermosos, habrá que armarse de paciencia, a pesar de que el trabajo valdrá la pena. Ponemos agua salada a hervir y en el momento que surjan los hervores volcamos los guisantes. Una vez vuelto el hervor de nuevo, contamos medio minuto y los escurrimos, sumergiéndolos en agua helada ligeramente salada con hielos. Ya fríos, los escurrimos del agua y lo engorroso, les retiramos uno a uno la piel, pinzándolos con las yemas de los dedos, dejando que el grano reviente y surja el grano verde intenso y sabroso. Es una lata pero si son grandes, la piel es muy dura.

 

Acabado y presentación

 

Untamos las rebanadas de pan con los medios ajos y las tostamos en una tostadora. Las rociamos con una pizca de aceite de oliva.

 

Una vez pelados o si son pequeñisimos, lavados y secos, colocamos los guisantes en un bol con los dados de queso. En una taza mezclamos el zumo con la sal, el tomillo y la pimienta. Batimos con un tenedor y añadimos el aceite de oliva.

 

Regamos con este aliño los guisantes y las hojas de lechuga y lo mezclamos bien. Servimos la ensalada sobre las tostadas recién hechas.

Compartir