Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.
 Lavadora estropeada: ¿Qué pasos debo seguir?
 Lavadora estropeada: ¿Qué pasos debo seguir?

lectura de 1 min

Lavadora estropeada: ¿Qué pasos debo seguir?
lavadora-estropeada-que-pasos-debo-seguir

 

Para muchos, la lavadora es el mejor invento de la historia. Exageraciones y bromas aparte, lo cierto es que no nos damos cuenta de su enorme valor en nuestro día a día hasta que se nos estropea. Si estás leyendo este artículo porque estás en esa situación, entonces toma buena nota de todo lo que te contamos en las siguientes líneas: te explicamos el concepto de la garantía de la lavadora, te contamos por qué es importante determinar la causa de la avería y te enumeramos qué criterios puedes seguir si decides comprar una lavadora nueva.

 

1. Descubrir la causa de la avería

 

Si tienes la lavadora rota, lo primero es descubrir qué ha causado la avería. En este sentido, puede haber dos principales supuestos: 

 

  • Que se trate de una avería por el propio funcionamiento del electrodoméstico. Es lo más habitual y, si ese es tu caso, deberás seguir los pasos que te enumeramos más abajo

  • Que se trate de una avería causada por factores externos. Aunque no es lo más habitual, puede ocurrir que tu antigua lavadora se haya averiado por una subida brusca de tensión, ocasionada quizás por culpa de tu proveedor de electricidad, que no ha podido evitar su fallo en el sistema de distribución general (lo que se suele llamar una descompensación de las fases)

 

Si tu avería es achacable a este segundo supuesto, deberás ponerte en contacto con tu seguro de hogar, que se encargará de verificar que efectivamente la avería es imputable a un tercero, en este caso la empresa de distribución energética. En ese caso, enviarán un técnico a tu casa para revisar el electrodoméstico. Si el técnico certifica que ese es el problema, os informará a tu seguro y a ti del coste de la reparación. En ese momento, deberéis valorar si compensa realizar la reparación o bien abonar una indemnización para la compra de una lavadora nueva. No obstante, conviene decir que estos pasos pueden variar de una compañía a otra, e incluso de una póliza a otra, pues todo depende de las coberturas contratadas.

 

2. Ejecutar la garantía

 

Resulta muy importante saber cuántos años de antigüedad tiene la lavadora rota. Por ejemplo, para tramitar cualquier gestión con el seguro: por lo general, si tiene más de 15 años, el seguro no se hará cargo ni de la reparación ni de la indemnización, pues considerará que es un fallo propio del desgaste del tiempo. 

 

Pero también saber la antigüedad también es importante para ejecutar la garantía de la lavadora. En España, los electrodomésticos tienen una garantía de 3 años desde su compra. Esto quiere decir que, si hay alguna avería que no tenga que ver con factores externos o con un mal uso del usuario, el vendedor debe hacerse cargo de su reparación o de su sustitución por un modelo de igual valor. Independientemente de ello, existe la opción de extender la garantía de la lavadora durante años adicionales, lo cual tiene un coste adicional, pero aporta tranquilidad y confianza al usuario.

 

En Beko no solo damos esta opción de extender la garantía de la lavadora, sino que además en nuestros modelos incluimos una garantía específica para el motor: Garantía Motor ProSmart, que cubre un periodo de 10 años.

 

3. Contactar con un técnico para su reparación

 

Si ya se ha cumplido el periodo de garantía de tu lavadora, entonces tendrás que contactar con un técnico para que valore qué ha ocurrido y ofrecerte un presupuesto de reparación. Lo normal es que este técnico acuda a tu domicilio para realizar las comprobaciones pertinentes. Y en este caso, es importante que sepas que cada empresa o profesional tiene sus propias condiciones, por ejemplo en lo relativo al presupuesto

 

En este sentido, la normativa (Real Decreto 58/1988) dice, por ejemplo, que “el presupuesto previo [a la reparación] es gratuito, excepto en el caso de que, habiéndolo solicitado, [el cliente] no lo acepte”. Por tanto, el técnico puede establecer un coste de elaboración de presupuesto, así como en concepto de desplazamiento.

 

Una vez revisada la lavadora rota y realizado el presupuesto, deberás valorar si merece la pena o no la reparación. No solo por su importe, sino también por su vigencia: las reparaciones tienen también su garantía (de tres a seis meses, según la comunidad autónoma), así que debes tantear la opinión del técnico y hacerte (y hacerle) la siguiente pregunta: “transcurridos esos meses de garantía, ¿hay una certeza real de que su funcionamiento va a ser el adecuado durante mucho tiempo más o hay riesgo de que se produzcan nuevas averías?”.

 

4. Cambiar a una lavadora nueva

 

Este cuarto y último paso, que implica cambiar la lavadora rota por una lavadora nueva, tendrás que darlo necesariamente si ninguna de las anteriores soluciones son viables. Es decir: si el seguro no corre con los gastos, si la lavadora ya no está en garantía y si la reparación no es una opción que merezca la pena.

 

En ese caso, debes comenzar analizar los modelos disponibles y elegir el que mejor se adapte a tus preferencias. Hay muchos criterios que entran en juego: algunos no tienen que ver con cuestiones técnicas, como su diseño o su precio. Pero sí hay factores técnicos que debes tener en cuenta para tu elección:

 

  • Su capacidad de carga (en kg)

  • Su clasificación energética

  • Su número de programas

  • Su velocidad de centrifugado

  • Su nivel de ruido

  • Su conectividad inalámbrica (WiFi o Bluetooth)

 

Independientemente de tu elección, puedes tener la seguridad de que las lavadoras actuales tienen un funcionamiento más sofisticado y eficiente que las de hace 10 ó 15 años. Por eso, también puedes plantearte un cambio si no tienes la lavadora rota o si la garantía de tu lavadora aún no se ha cumplido. 

 

En ese caso, te recomendamos que eches un vistazo al catálogo de Beko, donde contamos con una amplia variedad de modelos, desde 6 a 10 kg de carga, con clases energéticas eficientes (A o B, por ejemplo)… y otras muchas ventajas que puedes descubrir en su ficha técnica. Y si buscas la mejor garantía para tu lavadora, los 10 años de nuestra Garantía Motor ProSmart son la demostración de que confiamos ciegamente en el buen funcionamiento de nuestros electrodomésticos.




Compartir