Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.

2 min de lectura

¿Qué raíl del horno debo utilizar?

¿Qué raíl del horno debo utilizar?
¿Qué raíl del horno debo utilizar?

 

 

Tanto si vas a hornear como asar, tus esfuerzos culinarios en el horno afectarán a la forma en la que se cocinan los alimentos. Esto puede marcar la diferencia entre un acabado crujiente, dorado y perfecto, o un acabado pastoso. Esta guía te mostrará algunos de los principios de uso de los raíles del horno.

 

 

 

Descripción del funcionamiento de un horno

 

La mayoría de los hornos eléctricos convencionales tienen una fuente de calor en la parte superior y en la inferior. Al encender el horno, ambas fuentes calentarán la cavidad a las temperaturas establecidas. Una vez conseguido esto, la fuente de calor inferior se activará de manera intermitente para mantener el calor. Esto significa que la parte superior del horno estará más caliente, ya que la fuente de calor genera calor de manera constante y dado que el aire caliente tiende a subir. 

 

Muchos hornos modernos incorporan ventiladores que ayudan a distribuir el calor uniformemente por la cavidad del horno. Dicho esto, puedes seguir aplicando los principios de esta guía, aunque los efectos pueden ser menos perceptibles.

 

 

 

Raíl inferior

 

El raíl inferior es ideal para cocinar cualquier cosa que quieras que tenga una base crujiente. Las pizzas y el pan crujiente son solo algunos ejemplos.

 

 

 

Raíl superior

 

El raíl superior es excelente para los platos que quieres que tengan una corteza dorada y crujiente. Por ejemplo, pasteles, gratinados y asados.

 

 

 

Raíl central

 

Se trata de una manera ideal para que la parte superior e inferior de la comida no se expongan a un calor más intenso, por lo que es ideal para cocinar tartas, galletas y brownies, así como carnes y platos más consistentes.

 

 

 

No tienes que utilizar solo un raíl.

 

Parece obvio, ¿verdad? Puedes aprovechar los diferentes raíles para cocinar diversas recetas. Por ejemplo, puedes empezar a cocinar un pastel en el raíl inferior para que el fondo esté hecho y dorado, y después pasarlo al raíl central durante la mayor parte del tiempo de cocción para que el relleno se cocine uniformemente. Por último, puedes colocarlo en el raíl superior durante los últimos 15 minutos para conseguir un exterior dorado y perfecto.

 

Si tienes alguna duda, siempre puedes colocar lo que estés cocinando en el raíl central y echarle un ojo. Si parece que necesita cocinarse más en la parte superior o inferior, cámbialo de raíl. Estos conocimientos vienen con la experiencia, así que no te preocupes si no te sale a la primera.

 

 

¿Prefieres hablar con alguien?