Gracias por tus comentarios.
Acabas de añadir este producto a tu lista de deseos.
Acabas de quitar este producto de tu lista de deseos.
Tu lista de deseos está llena. Quita algún producto para añadir más.

4 min de lectura

¿Cómo se interpreta la etiqueta energética de una lavadora?

¿Cómo se interpreta la etiqueta energética de una lavadora?
¿Cómo se interpreta la etiqueta energética de una lavadora?

 

 

Las etiquetas energéticas pueden proporcionar información valiosa sobre un producto. Vamos a echar un vistazo más en detalle al tipo de información que incluyen y lo que significa.

 

 

 

¿Qué es una etiqueta energética de la UE?

 

Las etiquetas energéticas de la UE son un sistema estandarizado de clasificaciones de eficiencia energética que la Unión Europea publica para la mayoría de electrodomésticos. La primera etiqueta de eficiencia energética apareció en un aparato en 1994. Desde entonces, la mayoría de categorías de aparatos se ha incluido en las normativas energéticas de la UE y las etiquetas se han actualizado varias veces. 

 

El objetivo principal de las etiquetas energéticas de la UE es reducir colectivamente el consumo de energía de los electrodomésticos en Europa a través de dos medidas: 

  1. Ofrecer a los consumidores criterios de comparación claros y ayudarlos a elegir productos más eficientes energéticamente. 
  2. Animar a las empresas a que inviertan en el desarrollo de productos más eficientes energéticamente. 

 

Las etiquetas energéticas incluyen información valiosa sobre un aparato, como el consumo de energía anual, el nivel de ruido o su capacidad. De hecho, es como un pequeño resumen de todas las cosas que deberías tener en cuenta cuando estás buscando una nueva lavadora.

 

 

 

¿Qué incluye la etiqueta energética de una lavadora?

 

Esta es toda la información que incluye una etiqueta energética de la UE para lavadoras:

 

A continuación se muestra el significado de cada clasificación y número con más detalle.

 

 

 

01.

Clase energética (A+++ a D)

 

Desde diciembre de 2011, las lavadoras tienen una clasificación de A+++ (la más eficiente) a D (la menos eficiente). Una lavadora A+++ ofrece el funcionamiento más barato y respetuoso con el medioambiente que el resto de lavadoras. 

 

 

 

02.

Consumo energético anual (kWh)

 

El consumo energético anual estimado también se incluye en las etiquetas de eficiencia energética de las lavadoras. Este se basa en 220 ciclos de una combinación de cargas de algodón completas y parciales a 40 °C y 60 °C. Esto supone que la lavadora se utiliza al menos 4 veces a la semana. 

 

Tus hábitos de lavado individuales afectarán bastante a la cantidad real de energía que utiliza la lavadora. Aun así, si multiplicas el consumo energético anual de una lavadora por el coste de la electricidad por kWh en tu región, tendrás un buen cálculo estimado de lo que costará utilizar el aparato todo un año. 

 

 

 

03.

Consumo de agua anual (l)

 

Al igual que con el consumo de energía, el consumo de agua anual estimado que se incluye en las etiquetas de clasificación energética de las lavadoras se basa en 220 ciclos de una combinación de cargas de algodón completas y parciales a 40 °C y 60 °C. Este varía entre aproximadamente 8000 y 12 000 litros al año.

 

Al igual que con el consumo energético anual, el consumo de agua anual depende en gran medida de tus hábitos al hacer la colada. De nuevo, multiplica este número por el coste de un litro de agua en tu zona y tendrás un buen cálculo estimado del coste anual de funcionamiento de la lavadora. 

 

 

 

04.

Eficacia de secado al centrifugar (A a G)

 

Este número indica lo bien que elimina una lavadora la humedad de la ropa durante el centrifugado. Cuanto más se acerque a la letra A, más seca saldrá la ropa de la lavadora. Esto también significa que tendrá que pasar menos tiempo en la secadora, por lo que se ahorra en lavado y secado. Un centrifugado más rápido es una forma mucho más eficaz de eliminar la humedad de la ropa que ponerla en la secadora. 

 

 

 

05.

Niveles de ruido durante el lavado y el centrifugado (dB)

 

La etiqueta de clasificación energética de una lavadora también incluye dos niveles de ruido en funcionamiento: uno para el ciclo de lavado y el otro para el de centrifugado. 

 

Estos niveles pueden varias entre 40 dB (una biblioteca silenciosa) y 80 dB (un teléfono fijo sonando). Las lavadoras de gama más alta suelen ser más silenciosas, ya que incorporan motores sin cepillos y sistemas antivibración, aunque por supuesto son un poco más caras que otros modelos.

 

 

 

¿Por qué debería importarte la eficiencia energética?

 

Por dos razones básicas:

 

1. El presupuesto de tu hogar. 

2. El medioambiente. 

 

Es cierto que las lavadoras con clasificaciones energéticas superiores suelen ser un poco más caras, pero permiten reducir los costes energéticos. Eso significa que el cambio a una lavadora eficiente energéticamente permite reducir las facturas de electricidad hasta un 50 % y compensar la inversión iniciar en pocos años. De hecho, la Comisión Europea afirma que es posible ahorrar hasta 250 euros durante la vida útil del aparato. 

 

Puede que te preguntes qué diferencia puede marcar una sola lavadora. Pues bien, se trata de un efecto acumulado. La eficiencia energética nunca ha sido tan importante como ahora que se están agotando los recursos y los efectos de la vida humana en la naturaleza son cada vez mayores.

 

Si toda Europa dejara de usar sus aparatos antiguos, se ahorrarían un total de 1,5 TWh (es decir, 1 500 000 000 kWh) de electricidad y 100 millones de m3 de agua hasta 2020.

 

 

¿Prefieres hablar con alguien?