Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.

lectura de 1 min

¿Sabes qué alimentos y comidas se pueden congelar?
Sabes qué alimentos y comidas se pueden congelar

El congelador del frigorífico es, sin duda, uno de los mejores aliados a la hora de ahorrar en la cesta de la compra y planificar un calendario de menús saludables. Sin embargo, debes tener claro que no todos los alimentos admiten una conservación a muy bajas temperaturas. En este post te contamos por qué y te mostramos una lista de comidas que se pueden congelar, además de darte unos breves consejos a tener en cuenta.

 

¿Qué puede ocurrir al congelar alimentos?

 

Cada alimento es distinto, tanto por su composición como por sus propiedades organolépticas. Y eso hace que respondan de una manera distinta ante la congelación. De hecho, pueden hacerlo de tres maneras distintas: 

 

  1. Alimentos que no admiten congelación: sufren un gran deterioro y eso los convierte en desagradables tras la descongelación.

     

  2. Alimentos que sí admiten congelación: son aquellos que, tras descongelarse, ofrecen propiedades nutricionales y organolépticas similares a su estado original.

     

  3. Alimentos que admiten congelación pero que pierden propiedades: algunos de ellos forman parte de nuestra lista de comidas que se pueden congelar, a la que hacemos mención más abajo, puesto que a pesar de esa pérdida de propiedades, la opción de congelar será siempre más interesante que la de desechar

 

Capítulo aparte merecen los platos precocinados que se venden ya congelados. Algunos incluyen incluso alimentos que a priori no admiten temperaturas por debajo de 0ºC. Sin embargo, en esos casos la opción es viable porque en su elaboración se han añadido conservantes que contribuyen a una congelación de largo alcance. En cualquier caso, conviene no abusar de este tipo de comidas, pues es preferible congelar y consumir comidas lo menos procesadas posible.

 

Lista de alimentos y comidas que se pueden congelar

 

Existen innumerables alimentos a nuestra disposición. Y un sinfín de platos y recetas para realizar con ellos. Por ello, convendría analizarlos uno a uno para elaborar un inventario completo. Sin embargo, en este post nos centramos en los principales alimentos y comidas que se pueden congelar, por ser habituales en nuestra gastronomía. En el caso de tratarse de platos ya cocinados por ti, asegúrate de que todos los ingredientes utilizados admiten la congelación, pues de lo contrario un solo alimento ‘arruinará’ todo el plato tras la descongelación.

 

 

Carnes

 

Son un clásico en todos los hogares, puesto que prácticamente todas las carnes se pueden congelar y permanecen en buen estado durante varios meses. Cuanto antes se lleve al congelador, mejor. Esta es una lista:

 

  • Pollo 

  • Vacuno

  • Cerdo

  • Cordero

  • Pavo

  • Conejo

  • Casquería

  • Embutido

 

Pescados

 

Es otra opción muy habitual y socorrida, pues prácticamente todos los pescados y mariscos pueden congelarse. E incluso, algunos deben hacerlo para prevenir el anisakis: concretamente, aquellos que se sirven crudos o semi cocinados. Por tanto, la lista de pescados que pueden congelarse es interminable, tanto blancos como azules, así como mariscos: merluza, sardinas, almejas, mejillones, dorada, besugo, atún, calamares, salmón y un larguísimo etcétera.

 

Ahora bien, hay un matiz importante: para congelarse, el pescado debe estar fresco. En cambio, si se congela ya cocinado y no se conserva en un recipiente absolutamente hermético, acabará por deteriorarse. 

 

Verduras

 

Esta opción es menos habitual en nuestros hogares. Y con razón, pues la mayoría de las verduras no admiten temperaturas muy bajas en estado fresco. Pero para sorpresa de muchos, las siguientes sí entran en esta lista de comidas que se pueden congelar, preferiblemente tras haber sido escaldadas o cocidas con anterioridad:

 

  • Calabacín

  • Acelga

  • Espinaca

  • Berenjena

 

Si no se escalda o cuece, la textura de prácticamente cualquier verdura será irreconocible. Pero eso no afecta, por ejemplo, al gazpacho, que es otra de las comidas que se puede congelar. Eso sí, probablemente necesites batirlo de nuevo para eliminar grumos, pero por suerte el sabor seguirá siendo delicioso.

 

También merece la pena destacar el caso de la calabaza, que es una de las verduras que mejor se conservan congeladas, incluso cruda, sobre todo si se corta en dados. Por lo que respecta al aguacate, no se puede conservar congelado entero, pero sí triturado, ideal para quienes cocinan guacamole y otras salsas.

 

Fruta

 

Por regla general, ninguna fruta fresca mantiene un buen aspecto después de la congelación. No obstante, hay dos agradables sorpresas:

 

  • Frutos rojos

  • Plátanos

 

Además, también puedes recurrir a la congelación si lo que tienes en mente es realizar compotas, helados o batidos.

 

Otros alimentos y comidas que se pueden congelar

 

  • Setas y champiñones

  • Queso: si está rayado, cortado en lonchas o en dados, puesto que si se congela entero se quedará quebradizo y poco apetecible

  • Arroz: perderá parte de su textura original, pero nada más

  • Pan

  • Legumbres ya cocinadas: de lo contrario, es preferible mantener las legumbres crudas y secas a temperatura ambiente, pues así se conservan adecuadamente durante mucho tiempo

Principales alimentos que NO se pueden congelar

 

Por su importancia en nuestra dieta, añadimos aquí un breve listado de alimentos que no se pueden congelar, o por lo menos nos se recomienda:

 

  • Huevos: en general, no se pueden congelar, salvo batidos o con la clara y la yema por separado, en recipientes herméticos

  • Patata

  • Mayonesa

  • Leche

  • Yogur

Algunos consejos prácticos

 

Por último, no te vendrá mal conocer estos consejos:

 

  • Si vas a congelar un plato cocinado por ti, espera a que se haya enfriado por completo. De lo contrario, introducirlo caliente puede afectar negativamente a los otros alimentos congelados e incluso al correcto funcionamiento del frigorífico

     

  • No re-congeles: si has descongelado un alimento, no lo vuelvas a congelar después puesto que se habrá roto la cadena de frío, favoreciendo la aparición de bacterias que, en cambio, sí se eliminan durante la cocción

     

  • Congela en porciones pequeñas: de esa manera, se congelará y se descongelará más rápidamente

     

  • Si utilizas bolsas herméticas de plástico, úsalas solo una vez para evitar posibles contaminaciones

     

  • Sigue la norma ‘first in, first out’, es decir, descongela siempre los alimentos que lleven más tiempo en el congelador. Anotar su fecha de congelación será muy útil en este sentido

 

Como ves, son muchas las comidas que se pueden congelar, pero deberás hacerlo de la manera adecuada para evitar pérdidas de propiedades o incluso otras consecuencias peores, como la descomposición o la contaminación.

 

Compartir