Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.
Cómo el uso inteligente de los electrodomésticos nos puede beneficiar
Cómo el uso inteligente de los electrodomésticos nos puede beneficiar

lectura de 1 min

Cómo el uso inteligente de los electrodomésticos nos puede beneficiar
blogimages-1
blogimages-1

Mucho se habla en la actualidad de los electrodomésticos inteligentes. Y no es para menos, puesto que las últimas innovaciones aplicadas a los aparatos tecnológicos suponen una auténtica revolución en los programas de la lavadora, del lavavajillas, del horno… y de cualquier otra solución de Beko. Pero tan importante como la inteligencia de los aparatos es la inteligencia de los usuarios: si se utiliza el sentido común, los beneficios se multiplican, especialmente en cuatro áreas:

 

  • Mayor eficacia en el funcionamiento del electrodoméstico

  • Mayor comodidad en las tareas del día a día

  • Mayores facilidades para ahorrar en casa

  • Ayuda a la conservación del medio ambiente

 

Por eso, en este post te explicamos cómo el uso inteligente de los electrodomésticos puede influir positivamente en cada una de esas cuatro áreas, con la ayuda de las novedosas funciones y tecnologías de Beko.

 

Eficacia

 

Las nuevas tecnologías han conseguido que los electrodomésticos tradicionales funcionen mejor. Es decir, que sean capaces de hacer su trabajo de manera más eficaz. Esto es especialmente evidente en los aparatos relacionados con el lavado, pues son capaces de retirar con mayor efectividad la suciedad. 

 

En este sentido, cuentan con programas específicos para adaptarse mejor a su cometido: en el caso de los programas de las lavadoras, se pueden citar numerosos ejemplos, como SteamCure, que garantiza un lavado intensivo con desinfección en alérgenos, bacterias y hongos gracias a su vapor. Lo mismo ocurre con los programas de lavavajillas, como por ejemplo Aqualintense, aunque como recordábamos en este otro post, también influyen otros aspectos como la colocación de los platos y otros ‘trucos’.

 

Esa eficacia se puede trasladar también a los aparatos de cocción, por ejemplo con una mejor distribución del aire caliente en la cavidad de un horno (Aeroperfect), que permite cocinar en mejores condiciones tanto el interior como el exterior de un alimento. Y una vez terminada la cocción, toman el relevo los sistemas de limpieza en profundidad, como el pirolítico, que permite retirar sin esfuerzo la grasa incrustada en las paredes.

 

También se puede hablar de eficacia cuando se trata de generar seguridad, especialmente a los más pequeños. Y en este sentido, las placas de cocina son los electrodomésticos que mejor demuestran esta idea: gracias a sistemas como las válvulas de seguridad de quemadores, es posible conseguir un apagado automático del gas para evitar fugas y preocupaciones.

 

Comodidad

 

Nadie duda de que uno de los grandes objetivos de la tecnología es hacernos la vida más fácil y cómoda. Por ejemplo, acortando la duración de determinadas tareas y, como consecuencia de ello, tener más tiempo libre para dedicarlo a lo que realmente nos gusta. O también, mejorando la sensación de confort en determinadas situaciones. Estos son algunos casos más específicos:

 

  • Programación automática o a distancia de la calefacción y el aire acondicionado, de tal manera que el usuario pueda encontrar una temperatura agradable en casa en el momento de abrir la puerta o levantarse por la mañana

  • Sistemas de auto dosis en electrodomésticos de lavado, para que el usuario no tenga que preocuparse de elegir la cantidad a incluir. Eso ocurre con el sistema AutoDose de las lavadoras y lavavajillas de Beko

  • La adaptabilidad y la flexibilidad son también sinónimos de comodidad, y así se puede ver en placas de cocina como IndyFlex, donde es posible convertir las 8 zonas de cocción en otras zonas a medida que se adaptan a los recipientes utilizados

  • Conectividad Bluetooth, como el sistema HomeWhiz, que permite controlar el funcionamiento de los electrodomésticos conectados sin estar presencialmente frente a ellos

Economía

A nadie se le escapa que otro de los objetivos deseados de la tecnología es el ahorro en casa. Y los nuevos avances consiguen esto de diferentes maneras, según el tipo de electrodoméstico: 

 

  • Ahorro de electricidad, que se puede conseguir a su vez de varias maneras: 

    • Menor consumo de energía, expresado en la etiqueta de clasificación energética

    • Posibilidad de iniciar su uso en horarios en los que la electricidad es más barata, algo que se consigue con la opción de Retraso de inicio

    • Detección automática de distintas situaciones, como por ejemplo a través de sensores de temperatura del aire acondicionado. Eso hará que solo se active su funcionamiento cuando se alcance el umbral establecido

  • Ahorro de la 'materia prima' empleada: en el caso de los electrodomésticos de lavado, por medio de un menor uso de agua; en el caso de los frigoríficos, porque algunos avances permiten mantener frescos los alimentos durante más tiempo (tecnología EverFresh)

  • Prolongación de la vida de los objetos porque los electrodomésticos tienen un funcionamiento más respetuoso con ellos: se pueden mencionar los platos y los cubiertos en el caso del lavavajillas (SteamGloss), la ropa en el caso de la lavadora (AquaTech), etc.

  • Prolongación de los elementos del propio electrodoméstico, como sucede con los motores ProSmart de nuestras lavadoras, que tienen una garantía de 10 años

Cuidado del medio ambiente

 

Por último, pero no menos importante, podemos mencionar que el uso inteligente de los electrodomésticos no solo beneficia a sus usuarios, sino también al medio ambiente: gracias a tecnologías innovadoras y a la responsabilidad de todos, ahora es posible utilizar nuestros aparatos generando un menor impacto en la naturaleza.

 

La medida más evidente es el ahorro energético y, con ello, la reducción de las emisiones de gases contaminantes. En el caso de los electrodomésticos de lavado, un menor uso de agua también es una medida eficaz para reducir el impacto en las reservas de agua potable. 

 

A todo ello se suma la reutilización de residuos en la fabricación de electrodomésticos. Uno de los ejemplos que se puede citar es RecycledNet, que utiliza las redes de pesca sobrantes y presentes en el mar para la elaboración de algunos elementos usados en los hornos de Beko.

 

Todo ello es una muestra de que la tecnología inteligente y el sentido común de los usuarios son dos aspectos que van de la mano y que son fundamentales para generar beneficios: ahorrar en casa reduciendo las facturas mensuales, automatizar tareas para tener más tiempo libre, etc.

 

Compartir