Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.

lectura de 1 min

Tips para saber cómo planchar una camisa y otras prendas difíciles

04-effective_ironing
04-effective_ironing

Cuando llega el momento de planchar, hay ciertas arrugas en prendas que generan auténtico pánico. Pero en realidad, son mucho más fáciles de lo que parece. Al menos, si se tienen claros los pasos a seguir y se cuenta con la ‘herramienta’ adecuada, como las planchas de vapor y los centros de planchado de Beko. Por eso, en este post te explicamos cómo planchar una camisa y otras tres prendas que también suelen dar quebraderos de cabeza.

 

Cómo planchar una camisa

 

La dificultad de las camisas radica en que cuentan con partes y piezas muy distintas, unidas entre sí por medio de costuras. Y por tanto, deberás tratar a cada una de ellas de manera independiente, valiéndote de la tabla de planchar para poder trabajar bien. Si quieres saber cómo planchar una camisa, solo tienes que tomar nota de los siguientes pasos:

 

  1. Empieza por el cuello: para ello, ponlo recto y estirado sobre la tabla, y pasa la plancha sobre la cara interna. Si tiene ballenas (piezas interiores que le dan rigidez), retíralas

     

  2. Continúa por los puños: deberás proceder igual que con el cuello, es decir, estirarlo sobre la tabla y pasar la plancha

     

  3. Prosigue por las mangas: se trata de un paso delicado puesto que, en realidad, son dos capas de tela al mismo tiempo. Para hacerlo correctamente, estira la manga guiándote por la costura interna, de tal modo que no quede a la mitad. Cuando esté bien estirada, pasa la plancha. Y si el puño tiene pliegues, introduce la punta de la plancha para retirar las arrugas

     

  4. Llega el turno de los frontales: aquí, la clave es encajar bien el hombro de la camisa en la punta de la tabla, de tal manera que el frontal quede estirado. En ese momento, deberás pasar la plancha, incidiendo también en las zonas situadas entre los botones. Este paso se debe repetir para el otro frontal

     

  5. Por último, queda la espalda: al igual que con los frontales, deberás encajar el hombro en la punta de la tabla para que esta parte quede bien estirada, desde el canesú hasta el bajo. La peculiaridad de este punto es que, sin desencajar el hombro de la camisa, deberás ir rotando la prenda para poder pasar la plancha por toda la superficie

Cómo planchar un pantalón de pinzas

 

Si ya sabes cómo planchar una camisa, hacer lo mismo con un pantalón de pinzas te resultará más fácil. Esta prenda, llamada ‘pantalón de raya’, se trata de una prenda con diferentes pliegues, lo que añade un punto de dificultad al proceso. En cualquier caso, no tendrás problemas si sigues los siguientes pasos:

 

  1. Dale la vuelta al pantalón y plancha los bolsillos

     

  2. Aún del revés, plancha la parte interior de la cintura

     

  3. Identifica las pinzas y plancha ligeramente sobre ellas para marcarlas

     

  4. Estira el pantalón (que sigue del revés), ‘de perfil’, de tal manera que la raya esté alineada con la pinza y, al mismo tiempo, sea la zona por la que se produce la doblez. En esa posición, pasa la plancha sobre la costura, que habrá quedado en el centro de la pierna

     

  5. Pon el pantalón del derecho e introdúcelo en la punta de la tabla, de tal manera que los muslos queden hacia arriba. En esa posición, pasa la plancha por el pantalón, con cuidado de respetar los pliegues

     

  6. Repite la operación, pero sobre la parte trasera del pantalón

     

  7. Pon el pantalón ‘de perfil’, con la raya en línea con la pinza, como en el paso 4, pero en este caso del derecho. Sin desmontar esta posición, pasa la plancha por toda la pierna

     

  8. Recoge la pierna que queda arriba y repite el anterior paso con la pierna que ahora queda al descubierto

     

  9. Repite el paso 8 por las otras dos caras

     

  10. Con cuidado, lleva el pantalón a la percha, donde permanecerá doblado, también ‘de perfil’

Vestidos de mujer

 

Se puede decir que cada vestido de mujer es un mundo: todos son distintos, por lo que tendrán su propia operativa paso a paso. De manera general, estos son algunas pautas a seguir:

 

  1. Comienza por la falda. Si tiene pliegues o es plisada, debes respetar con precisión la línea de cada doblez, tanto en la capa de tejido que queda a la vista como en la que queda oculta

     

  2. Continúa por la parte superior. Si cuenta con cremallera, ábrela e introduce el vestido en la tabla. Deberás encajar los hombros y la silueta en la punta de ésta para poder estirar el tejido y pasar la plancha por toda la superficie, como contábamos en el apartado ‘Cómo planchar una camisa’. Y lo has de hacer respetando la disposición de los pliegues y las costuras

     

  3. Termina por los remates del vestido, si los tiene, como por ejemplo volantes o lazos. Para ello, emplea la punta de la plancha, que ofrece una superficie de contacto más fina

     

Cómo planchar sábanas y cortinas

 

La dificultad de planchar sábanas estriba, sobre todo, en su longitud. Por ello, el secreto de esta tarea no es cómo realizar las pasadas, sino principalmente cómo doblarlas para que el resto de la prenda no moleste ni se arrugue. En el caso de una sábana rectangular o encimera, deberás hacer una primera doblez, con las capas bien estiradas, y realizar las primeras pasadas. Y partir de ahí, tendrás que ir doblando su superficie a la mitad, pasando la plancha en cada doblez. De esa manera, al final del proceso, la sábana no solo quedará planchada sino también doblada perfectamente para guardarse en el armario. 

 

Si se trata de una bajera, deberás comenzar por las esquinas elásticas, encajándolas en la punta de la plancha. Después, deberás seguir el mismo proceso, doblándola y recogiéndola progresivamente en rectángulos cada vez más pequeños. Todo ello también puede valer para planchar una cortina, en cuyo caso deberás poner cuidado a la hora de planchar los pliegues superiores.

 

Además de explicarte cómo planchar una camisa, un pantalón de pinzas, un vestido y una sábana, te animamos a que consultes este otro post de nuestro blog, en el que te damos útiles consejos sobre el planchado de cualquier prenda: temperatura, etiquetas, etc. Y seguro que con todos estos tips, una buena plancha de Beko y un poco de experiencia, no habrá prenda que se te resista.

Compartir