Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.
Llega el calor: ¿Sabes qué aire acondicionado debes escoger?
Llega el calor: ¿Sabes qué aire acondicionado debes escoger?

lectura de 1 min

Llega el calor: ¿Sabes qué aire acondicionado debes escoger?
llega-el-calor-sabes-que-aire-acondicionado-debes-escoger

Como ha quedado demostrado en los últimos años, los veranos son cada vez más largos e intensos. Y eso convierte al aire acondicionado en un electrodoméstico fundamental para combatir el calor en el hogar, que se convierte en un auténtico refugio contra las altas temperaturas durante el día, especialmente en sus horas centrales. Pero, ¿sabes qué tipos existen y qué diferencias hay entre unos y otros? En este post te lo contamos, además de mencionar brevemente otros aspectos fundamentales, como la temperatura perfecta para alcanzar el equilibrio entre el confort, el ahorro económico y la salud.

 

Tipos de aires acondicionados

 

Existen dos grandes tipos de aire acondicionado para el hogar: los de tipo Split y los portátiles. Estas son sus principales características:

 

  • Tipo Split: son aquellos aparatos que se instalan de manera fija en la pared, en la parte alta para una mejor distribución del aire por la estancia. En realidad, consta de dos unidades distintas: la unidad interior (split, encargado de generar el frío mediante líquidos y gases refrigerantes) y la exterior (encargada de expulsar el aire caliente del interior de la vivienda)

  • Aire acondicionado portátil: también llamados ‘pingüinos’ por algunos usuarios, haciendo un guiño a su forma y a la temperatura fría en la que estos simpáticos animales viven. Todo el proceso de refrigeración se realiza en esta única unidad, tomando el aire caliente de la estancia a través de las rejillas y expulsando el aire caliente por un tubo

Pros y contras del aire acondicionado de tipo split

 

Los aires acondicionados de tipo Split son los más habituales en viviendas y oficinas. Son realmente eficaces para combatir el calor en cualquier momento, siempre y cuando el mantenimiento sea el adecuado, especialmente en lo que tiene que ver con la recarga del gas refrigerante. 

 

Otra de las ventajas de este sistema es su buena integración en el interior de la vivienda: al permanecer fijo en la parte alta de una pared, no estorba ni roba espacio al usuario. Además, esa posición elevada es adecuada para generar un ambiente fresco y agradable en la estancia sin ocasionar un impacto en el usuario, que no recibe el torrente de aire directamente.

 

Por otro lado, un beneficio especialmente interesante es que también generan aire caliente, de modo que se pueden utilizar no solo para combatir el calor sino también el frío, pues funcionan a modo de calefactor. Esto puede ser útil para calentar rápidamente el ambiente de una estancia que ha permanecido cerrada y vacía en invierno.

 

En cambio, también hay que tener en cuenta otras desventajas. La principal es que requiere instalación para ubicar la unidad interior y la exterior, que han de estar conectadas entre sí, y eso puede obligar a realizar una pequeña obra. Además, la unidad exterior puede quedar visible desde la calle, lo cual puede suponer un cierto impacto estético. Y no podemos olvidar que estos electrodomésticos son, en general, más caros que los portátiles.

 

Pros y contras del aire acondicionado portátil

 

La principal ventaja del aire acondicionado portátil es su adaptabilidad: se pueden emplazar en sitios muy distintos, con la única necesidad de encontrar una salida para el tubo trasero, que expulsa el aire caliente.

 

No menos importante es su precio: son más económicos que los de tipo Split. Eso, unido a la mencionada flexibilidad en cuanto a la ubicación, convierte a estos aparatos en ideales para una vivienda de alquiler, puesto que no requieren de obra y se pueden transportar a otro lugar en caso de mudanza.

 

En cambio, suelen tratarse de aparatos menos silenciosos que los de tipo Split y, al ubicarse directamente sobre el suelo, ocupan espacio dentro de la estancia. Además, al ubicarse a la altura de las personas, conviene garantizar una mínima distancia para evitar la exposición directa al torrente de aire frío. Por último, solo suponen una solución para combatir el frío, puesto que no generan aire caliente, de modo que es importante contar con un lugar para guardar el aparato durante los meses de otoño e invierno, en los que su funcionamiento no es necesario.

 

Algunos consejos para usar el aire acondicionado

 

Elijas la modalidad que elijas para combatir el calor, te será útil seguir los siguientes consejos sobre el aire acondicionado:

 

  • La temperatura perfecta, según los expertos, oscila entre 22 y 25 ºC. Pero ojo: tan importante como eso es la diferencia entre los grados del exterior y los del interior: en ese sentido, la temperatura ideal del aire acondicionado en el interior no debería ser  más de 12 ºC más fría con respecto al exterior. Es decir, si la temperatura en el exterior es de 35 ºC, en el interior no debería haber menos de 23 ºC. De lo contrario, se podría generar un cambio térmico demasiado brusco y provocar los clásicos resfriados veraniegos

  • El aire acondicionado tiene su propio termostato, que calcula la temperatura del ambiente y, en base a ello, genera el frío necesario para combatir el calor. Pero si ese termostato está en una ubicación especialmente cálida (junto a luces incandescentes, aparatos que generan calor o expuesto a la luz solar), su percepción del calor será errónea y, por tanto, generará frío en exceso, lo cual tiene además su contrapartida económica: cada grado menos, el consumo del aparato es un 8% más elevado, aproximadamente

  • Hay otras ayudas para combatir el calor que se pueden considerar complementarias: no generan frío como tal, pero sí evitan que las temperaturas se eleven en exceso. Ejemplos de ello son los toldos y las persianas, que pueden servir de barrera a la insolación en las horas centrales del día. Ventilar en las horas ‘frescas’ es otra medida interesante para disipar el calor que se condensa en el interior del hogar

  • La importancia del mantenimiento: como apuntábamos más arriba, resulta fundamental mantener adecuadamente el aparato, principalmente mediante la limpieza de las rejillas y la recarga del gas refrigerante

 

En definitiva: el aire acondicionado es un electrodoméstico fundamental para combatir el calor, y la elección de un equipo Split o portátil dependerá de cada usuario. Pero para que su funcionamiento sea adecuado y seguro para nuestra salud, conviene prestar atención a la temperatura perfecta en cada caso y a sus consejos básicos de mantenimiento, que se explican en el manual de instrucciones.






Compartir