Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.

lectura de 1 min

Sopa fría de tomate

SOPA FRIA TOMATE
SOPA FRIA TOMATE

Comida

Entrante

Dificultad

Media

Duración

30 min aprox.

Ingredientes

  • 900 g de tomate muy maduro
  • ½ bollo o 25 g de pan
  • 80 g de aceite de oliva virgen extra
  • ½ diente de ajo
  • 1´5 dl. de agua mineral fría
  • 2 cucharadas soperas de vinagre de Jerez
  • Sal y pimienta

Paso a paso

 

1. Es muy importante que hagamos esta sopa con tomates sobremadurados, muy rojos y a poder ser de buena calidad, de los que huelen en la mano.

 

2. Les eliminamos el rabo y los lavamos escrupulosamente, puesto que es una sopa de consumo en crudo, sin cocinar y hay que estar atentos a nuestra higiene alimenticia, lavando los vegetales antes de comerlos.

 

3. Una vez limpios, los troceamos toscamente y los metemos en el vaso de una batidora o en un recipiente en el  que podamos luego batirla y hacer la sopa.

 

4. Cortar el pan finamente con un filo de cuchillo y añadirlo también.

 

5. Después irán el resto de ingredientes, el aceite, el ajo pelado, el agua helada, el vinagre y una pizca de sal y pimienta.

 

 

Acabado y presentación

 

1. Accionamos la máxima potencia, dejando triturar hasta que la sopa quede bien fina y ligada. Es mejor tenerla un par de minutos batiéndose.

 

2. Rectificamos el sazonamiento y la servimos rápidamente. Si no la vamos a comer de inmediato, es mejor guardarla en la nevera y antes de servirla volver a batirla enérgicamente, para que se liguen sus ingredientes.

 

3. Acompañarla con unos taquitos de queso fresco de Burgos, unos dados de jamón cocido o verter sobre la sopa bien fría unas cucharadas de yogur natural o de aceite de oliva virgen.

 

4. También, dependiendo del gusto personal, podemos añadir unas gotas de Tabasco, para los que gustan de los gustos más pronunciados y fuertes.

 

¡Listo!

Compartir