Gracias por tus comentarios.
Cancelar
¿Seguro que quieres vaciar tu lista de deseos?
Has añadido este producto a tu lista de deseos
No puedes añadir más a la lista de deseos
Solo puedes comparar productos de la misma categoría.
Acabas de añadir un artículo para comparar. ¡Sigue!
El artículo se ha eliminado de la lista de comparación.
La lista de comparación está llena.
Solo hay 1 producto en la lista. Añade más para comparar.
Las planchas de vapor: diferencia entre centro de planchado, plancha y algunos trucos
Las planchas de vapor: diferencia entre centro de planchado, plancha y algunos trucos

lectura de 1 min

Las planchas de vapor: diferencia entre centro de planchado, plancha y algunos trucos
consejos-para-diferenciar-centro-de-planchado-y-plancha
consejos-para-diferenciar-centro-de-planchado-y-plancha

Las planchas de vapor y los centros de planchado son los dos grandes tipos de plancha que existen en la actualidad. Y, por supuesto, no faltan en el catálogo de Beko. ¿Sabes cuáles son sus diferencias? Eso es precisamente lo que te contamos en la primera parte de este post. Tras ello, te damos algunos trucos para sacar el máximo provecho a la plancha de vapor, puesto que sigue siendo una opción muy popular en todos los hogares.

 

Diferencias entre centro de planchado y plancha

 

Se puede decir que hay algunas importantes diferencias entre un centro de planchado y una plancha. Son las siguientes:

 

  • Ubicación del depósito: es quizás la primera gran diferencia entre un centro de planchado y una plancha, e influye en el resto de las características. El depósito de una plancha de vapor se ubica en la propia plancha, mientras que en el centro de planchado se ubica en una caldera aparte.

     

  • El tamaño del depósito: en las planchas de vapor, la capacidad del depósito es limitada porque el objetivo es encontrar un buen equilibrio entre dicha capacidad y la manejabilidad del aparato. En cambio, en el centro de planchado, el depósito de la caldera es mucho mayor. Una consecuencia de ello es que el usuario de una plancha de vapor tendrá que rellenar más a menudo el depósito de agua, pues se agota antes.

     

  • El tamaño general del electrodoméstico: el centro de planchado ocupa más espacio que la plancha de vapor, la cual puede guardarse fácilmente en un armario. Además, durante el momento de planchar, el centro de planchado obliga al usuario a disponer de mayor amplitud, puesto que no se puede dejar en la tabla, al que sí se puede hacer con una plancha de vapor.

     

  • El peso de la plancha: es mayor en una plancha de vapor, pues el usuario no solo carga con el aparato en sí sino también con el agua de su depósito. Pero ese peso se lo ‘ahorra’ el usuario de un centro de planchado.

     

  • Potencia y vapor: las especificaciones técnicas también se decantan del lado del centro de planchado. Por lo general, tienen una potencia mayor y, por tanto, proporcionan más vapor continuo durante el planchado.

 

Por último, como podrás imaginar, el precio es otra diferencia entre el centro de planchado y la plancha. Y en este caso, quien sale ganando es la plancha de vapor, pues es más barata, motivo por el cual sigue siendo una opción muy popular en todos los hogares.

 

Trucos para planchar con plancha de vapor

 

Ya conoces las principales diferencias entre un centro de planchado y una plancha. ¿Con cuál te quedas? Si no necesitas planchar grandes cantidades de ropa y, además, el precio es un factor decisivo para ti, probablemente elijas una plancha de vapor. En ese caso, te vendrá bien saber una serie de trucos con los que podrás sacarle el mejor rendimiento, acercando sus prestaciones al centro de planchado.

 

01. Un buen planchado comienza al lavar…

 

Las arrugas más difíciles se pueden ocasionar dentro de la lavadora, por lo que conviene evitarlo a toda costa. Para ello, no dejes que la ropa se quede mucho tiempo dentro del tambor después de haber concluido el programa. Y asegúrate de usar los programas de lavado adecuados para cada tipo de ropa, sobre todo si sus tejidos son sensibles.

 

02. … y continúa al tender

 

Si cometes errores en esta fase, puedes provocar arrugas rebeldes y difíciles de retirar con una plancha de vapor. En concreto, debes tratar de tender las prendas lo más estiradas posible y, además, deberás colocar las pinzas sobre las costuras, evitando así que se formen marcas visibles y profundas.

 

03. Consulta la etiqueta y el manual

 

Se trata de un consejo muy básico pero no por ello menos importante. En la etiqueta encontrarás instrucciones sencillas y fundamentales sobre el planchado: consultarlas te ahorrará disgustos. Y el manual de instrucciones te explicará la utilidad de determinadas funciones y botones del aparato, lo cual te dará mayor versatilidad a la hora de quitar las arrugas de la ropa y de planchar adecuadamente en general.

 

04. Recurre al golpe de vapor

 

Las planchas de vapor tienen una función que puede ayudar a quitar muchas arrugas de la ropa, sobre todo si son complicadas: esa función es el golpe de calor. Sirve para ablandar determinadas partes de especial dificultad en prendas de tejidos gruesos y rígidos. 

 

05. Ayúdate de productos adicionales

 

Muchos usuarios recurren al llamado spray de apresto, que se aplica a la prenda previamente al paso de la suela sobre ella. Su objetivo es, de nuevo, ablandar el tejido para que la plancha de vapor pueda actuar mejor sobre él. No obstante, debes asegurarte de que es un spray de calidad que no deja manchas. Y recuerda consultar sus instrucciones del producto para asegurarte de que se puede utilizar sobre una determinada prenda.

 

06. Plancha del revés o con trapo

 

Ya vimos que una de las diferencias entre el centro de planchado y la plancha es que el primero tiene más potencia que la segunda. Pero eso no es relevante cuando queremos precisamente planchar con mayor delicadeza. Cuando te enfrentas a ese tipo de prendas sensibles, es recomendable plancharlas del revés para preservar la cara visible. Y si se trata de una prenda aún más delicada, puedes optar por situar un trapo o tela de algodón entre la prenda y la suela de la plancha. Eso impedirá el contacto directo entre el tejido y la plancha, ‘amortiguando’ el golpe de calor e impidiendo una eventual quemadura de la prenda.

 

07. Realiza movimientos suaves y ligeros

 

Por último, una buena técnica también alcanza el rango de un ‘truco para planchar’. Si realizas movimientos agresivos y demasiado rápidos para ahorrar tiempo, puede que provoques determinadas arrugas que no estaban en la prenda anteriormente. En cambio, si realizas movimientos ligeros y suaves, será más difícil que eso ocurra… Y si ocurre, será más fácil que te des cuenta.

 

Como ves, las planchas de vapor no tienen tanta potencia como un centro de planchado, pero sí otras ventajas, como su precio más bajo. Por ello, es una opción muy interesante para un usuario medio, con resultados de calidad. Y si quieres conocer otros trucos para planchar determinadas prendas, como camisas o vestidos, visita este otro post de nuestro blog.

 

Compartir